Maximiliano I de Alemania

Datos biográficos

Dinastía: Habsburgo
Empe. Sacro Imperio: 1508-1519
Nacimiento: 22-III-1459
Fallecimiento: 12-I-1519
Predecesor: Federico III
Sucesor: Carlos V

Biografía

Entre Federico III y Carlos V, entre el padre y el nieto, Maximiliano despliega sus brillantes cualidades físicas y morales, su musculatura, su intelecto, para remediar la crisis de la autoridad monárquica en Alemania y restablecer su hegemonía imperial en Europa.

Maximiliano I de Habsburgo, por Alberto DureroRetrato del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Maximiliano I de Habsburgo, por Alberto Durero

Hijo de Federico III, el emperador de los infortunios y de Leonora de Portugal, nació Maximiliano en Wiener-Neustadt el 22-III-1459. El rumbo de su política quedó fijado desde su juventud, cuando su padre y Carlos de Borgoña concertaron su matrimonio con María Blanca, la heredera de los Países Bajos. Pese a la oposición de Luis XI de Francia, quien ambicionaba la mano de la duquesa para su hijo Carlos, el casamiento tuvo lugar el 19-VIII-1477, poco después que el Temerario perdiera la vida ante los muros de Nancy. Por este simple hecho, Maximiliano se convertía en heredero de la política ducal de Borgoña y en rival implacable de Francia.

Esta hostilidad se tradujo inmediatamente en una guerra formal. Maximiliano triunfó en Guinegate (1479), pero tuvo que ceder ante Luis XI por la paz de Arrás (1483), motivada por las discrepancias interiores de Flandes. Un año antes había muerto María Blanca, y la posición de su esposo se había debilitado mucho. En 1488 fue hecho prisionero por los mercaderes de Brujas, que solo le devolvieron la libertad ante la amenaza de un ejército imperial que acudió en su ayuda.

La situación quedó restablecida cuando en 1493 Carlos VIII de Francia, deseoso de librarse de enemigos para sus empresas de Italia, restituyó el Franco Condado y el Artois a Maximiliano por el tratado de Senlís. Poco después, el 19-VIII-1493, sucedía en el trono de Alemania a su padre, quien había preparado su elección como rey de los romanos en 1486.

Seguro el Imperio por Occidente, Maximiliano intentó impedir la expansión de Francia en Italia. Así su nombre se halla vinculado al de las guerras que se desarrollaron en esta península entre 1494 y 1519. Recordemos que la llave de la hegemonía militar en Italia se hallaba en el Milanesado, y que los emperadores de Alemania se consideraban soberanos de este territorio.

Por otra parte, Maximiliano se casó (1494) en segundas nupcias con Blanca María Sforza, sobrina de Ludovico el Moro, duque de Milán. Estos detalles explican las repetidas intervenciones de Maximiliano en la política italiana y, además, su alianza con los Reyes Católicos de España, robustecida en 1497 con los enlaces del príncipe Juan y de la princesa Juana, hijos de estos monarcas, con sus propios hijos, Margarita y Felipe el Hermoso, respectivamente.

Maximiliano participó en la Liga de Venecia de 1494, dirigida contra Carlos VIII de Francia; en la liga de Cambrai de 1508, esta lanzada contra Venecia; en la Liga Santa de 1511, de nuevo contra Francia; y, por último, en la liga de Malinas de 1513, también contra Francia. En Italia, España se hizo próspera; pero Maximiliano solo recogió reveses y derrotas. En 1509 perdió todo su crédito militar en el asedio a Verona; en 1515 el desastre de Marignano libró el Milanesado a Francisco I de Francia. La obra de Maximiliano en Italia había terminado en un lamentable fracaso.

Poco más feliz fue el resultado de su política danubiana, que tendía a la restauración de la monarquía de los Austrias en Hungría. Después de la muerte de Matías Corvino en 1490, Maximiliano había penetrado en Hungría en son de guerra y conquistado Alba Real (1491). Pero tuvo que resignarse y aceptar la elección de Ladislao Jagellón por los húngaros. Desde entonces procuró anudar lazos dinásticos con el monarca de Bohemia y Hungría, lo que logró en 1515, a base del enlace de Ana, heredera de Jagellón, con uno de sus nietos (en 1521, Fernando casó con ella).

En el interior del Reich, Maximiliano procuró poner freno a la anarquía dimanante del reinado de Federico III. En una serie de Dietas, desde la de Worms de 1495 a la de Colonia de 1512, se arbitraron muchas disposiciones para equilibrar los deseos del poder imperial y las ambiciones de los principales electores: se instituyó un tribunal imperial, una Junta del Reich Reichsregiment, un impuesto general y una división administrativa en círculos. Pero ninguna de estas reformas fue suficiente para impedir el declive del poder central en Alemania.

Maximiliano murió el 12-I-1519 en Wels, mientras preparaba la elección de su nieto Carlos a la corona de Alemania. Su fortuna había sido precaria; pero, en cambio, había establecido de modo firme las bases del poder de los Austrias en Europa durante dos siglos.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, pág. 194.