Fernando I de Alemania

Datos biográficos

Dinastía: Habsburgo
Empe. Sacro Imperio: 1558-1564
Nacimiento: 10-III-1503
Fallecimiento: 25-VII-1564
Predecesor: Carlos V
Sucesor: Maximiliano II

Biografía

Rey de romanos, 1531. Archiduque de Austria. Rey de Bohemia y de Hungría. Hijo de Felipe el Hermoso y de Juana I la Loca y hermano por tanto de Carlos V, nació en Alcalá de Henares el 10-III-1503 y murió en Viena el 25-VII-1564. Huérfano de padres a los tres años, fue educado al lado de su abuelo Fernando V el Católico, que le envió a los Países Bajos, recibiendo allí las lecciones de Erasmo. Muerto su abuelo paterno, el emperador Maximiliano (1519), le sucedió Carlos V, pero este cedió a su hermano el archiducado de Austria, la Estiria, la Carniola, el Tirol y el landgraviato de la Alta Alsacia, y luego el ducado de Wurtemberg.

Hans Bocksberger der AeltereFernando I de Habsburgo por Hans Bocksberger el Viejo

En 1521 casó con Ana, hermana del rey de Hungría Luis II y muerto este en la batalla de Mohacs (1526), Fernando I reclamó la sucesión en nombre de su esposa, siendo aceptado sin dificultad por los Estados de Bohemia, pero no así en Hungría, donde le partido aristocrático había elegido a Juan Zapolya (octubre de 1526). Se acudió a las armas, pero durante mucho tiempo estas fueron desfavorables a Fernando I, mientras que Juan, gracias al apoyo del sultán Soleimán, se sostenía en el trono. Como por la fuerza no podía obtener nada, creyó que la diplomacia le haría conseguir su objetivo, pero no fue así, a pesar de los ofrecimientos que hizo a Soleimán.

Este no solo los rechazó todos, sino que en octubre de 1529 puso sitio a Viena. Después de cuatro años de guerra sin cuartel, se firmó la paz, por la cual Fernando I conservaba las ciudades húngaras que aún tenía en su poder. El tratado de Grosswardein (1538), ratificó el primero, y ambos príncipes continuaron titulándose reyes de Hungría. Sin embargo, siguió la guerra, aunque con menos intensidad, hasta que a la muerte de Juan (1540) se reanudaron las hostilidades. Los partidarios de Juan eligieron rey al hijo del difunto, Juan Segismundo, niño de corta edad. Soleimán apoyó al niño como había apoyado al padre, y el reino de Hungría pasó de hecho a depender de los musulmanes.

En 1543, los alemanes fueron arrojados de las últimas posiciones de Hungría y la Dieta de Espira votó los subsidios necesarios para proseguir la guerra. La paz de Crespy, concertada entre Carlos V y Francisco I, permitió a aquél prestar a su hermano auxilios más eficaces que hasta entonces, y en 1545 se firmó una tregua, quedando obligado Fernando I a pagar un tributo anual al sultán. En 1551 se negoció un nuevo convenio, mediante el cual Fernando I se haría coronar en Clausenburgo por los Estados, mientras que Isabel, madre de Juan Segismundo, debía ser indemnizada con los principados silesianos a cambio de su abdicación en Transilvania.

Soleimán se opuso a estas negociaciones, que atacaban su influencia, y se dispuso a apoderarse de Lippa, donde Isabel tenía su corte; Fernando I multiplicaba las embajadas y los donativos sin conseguir nada práctico, y al morir, casi toda Hungría estaba bajo el dominio de su rival Juan Segismundo. No fueron menores las dificultades con que hubo de luchar en Bohemia, pero fue allí más afortunado y pudo preparar la incorporación del reino a la monarquía austriaca.

En la política general de Alemania, fue un abnegado servidor de su hermano. Ya en la Asamblea de Ratisbona se declaró contra la Reforma y la proscribió en sus Estados hereditarios. No obstante, procuró también restringir el poder secular de los príncipes eclesiásticos, haciendo, al efecto, amplias concesiones a los campesinos. En esto no hacía más que seguir los deseos de Carlos V, quien, demasiado ocupado en las empresas guerreras y diplomáticas y, sobre todo, en la guerra contra Francisco I, no podía prestar a los asuntos de Alemania toda la atención debida.

El 3 de enero de 1531 fue elegido Rey de romanos y ocho días después, coronado en Aquisgrán, pero los protestantes y aun Baviera se negaron a aceptar esta elección, puesto que implicaba reconocer dos soberanos, el rey y el emperador. Entre tanto Fernando I perdió Wurtemberg y fueron nulos sus esfuerzos para recuperarlo. Gracias a la intervención de landgrave de Hesse, Ulrico, el titular de Wurtemberg consintió en reconocer la soberanía de Fernando I, sin renunciar a su título, y en los años sucesivos los confederados de Schmalkalden, el duque de Sajonia y los duques de Baviera acomodaron su política a la de Austria.

Cuando Carlos V, libre de otros cuidados, pudo dedicar mayor atención a los asuntos del Imperio, su hermano volvió a desempeñar un papel secundario, y en poco tiempo fueron dominadas todas las rebeldías. Sin embargo, Fernando I había logrado captarse grandes simpatías, de modo que al anunciar Carlos V su propósito de abdicar el cetro imperial que hasta entonces le había dado un poder sin igual en el mundo, a nadie extrañó que designase a su hermano para sucederle en Alemania, siendo proclamado emperador el 1-III-1558.

Fernando I, en sus últimos años, fue un príncipe tolerante, piadoso, recto y pacífico, haciéndose amar por igual de todos sus súbditos, a pesar de las hondas diferencias religiosas que le separaban de muchos de ellos. Por esta razón tuvo la habilidad de reunir a su alrededor a numeroso pueblos muy opuestos entre sí y fue le fundador del Imperio austriaco, que tantos años le sobrevivió. le sucedió su hijo Maximiliano.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 23 págs. 843-844.