Conrado I de Alemania

Datos biográficos

Dinastía: Franconia
Rey de Alemania: 911-918
Fallecimiento: 918
Predecesor: Luis III
Sucesor: Enrique I

Biografía

Rey de romanos. Llamado el Sálico, m. en 918, hijo del duque de Franconia Conrado de Lahngau, y Glismut, hija del emperador Arnulfo. A la muerte de su padre (906), heredó el ducado de Franconia y al extinguirse la dinastía carlovingia, descendiente de Carlomagno, con la muerte de Luis el Niño, reunidos los magnates de la Franconia oriental en el dieta de Forchheim, le eligieron rey (8-XI-911), habiendo influido grandemente en aquella elección el arzobispo Hatto de Maguncia.

Conrado I entronizado.

Acosado por sus codiciosos vecinos, sobre todo por los magiares, el reino amenazaba dividirse en varios ducados independientes. Con la ayuda del clero, trató de someter a los duques al poder real. Dos campañas que emprendió contra Reginaldo de Lorena, quien se había unido al reino de la Franconia Occidental, resultaron infructuosas. Al morir, en 912, Otón el Augusto, de Sajonia, desposeyó a su hijo Enrique el Pajarero, de una parte de los feudos que poseía en Turingia, por lo que aquél se insubordinó, pero pronto Conrado se vio obligado a ceder y a hacer las paces con el rebelde para poderse encaminar con sus tropas hacia el Sur.

En Suabia, después de haberse adjudicado Erchanger y Bertoldo el título de duques, hicieron prisionero a Salomon, obispo de Constanza y consejero muy influyente del rey, quien, para juzgarlos, convocó a los obispos del reino a un sínodo que se celebró en Hohenaltheim (916); los duques, que habían sido vencidos, fueron condenados y decapitados en 917. A pesar de semejante rigor, no pudo afianzar su autoridad en Suabia, ni logró tampoco reducir por completo al duque Arnulfo de Baviera.

En estas luchas tan infructuosas se consumió este príncipe esforzado y valiente, quien, al sentirse morir, propuso como sucesor suyo a su adversario, el duque Enrique de Sajonia, único príncipe bastante fuerte para infundir respeto a los levantiscos duques. Fue sepultado en Fulda. Durante su reinado se implantó el feudalismo en Alemania. En 1894 se le erigió un monumento en Villmar, a orillas del río Lahn.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, tomo 14 págs. 1348-1349.