Juan IV de Portugal

Datos biográficos

Dinastía: Braganza
Rey de Portugal: 1640-1656
Nacimiento: 19-III-1604
Fallecimiento: 6_XI-1656
Predecesor: Felipe III [IV de España]
Sucesor: Alfonso VI

Biografía

Juan IV de Portugal.Juan IV de Portugal.

Rey de Portugal, el primero de la dinastía de Braganza, n. en el palacio de Villaviciosa el 19 de Marzo de 1604 y m. en Lisboa el 6 de Noviembre de 1656. Era hijo primogénito del duque de Braganza, Teodosio II, y de doña Ana de Velasco, hija del duque de Frías, condestable de Castilla. Mostró desde joven gran afición a la música y a los ejercicios corporales. A los veintinueve años contrajo matrimonio con doña Luisa Francisca Guzmán, hija del octavo duque de Medina Sidonia.

Este enlace, según opinión general de los historiadores, motivó que la casa de Braganza subiera al trono portugués. En efecto, la esposa del futuro Juan IV, no aportó al matrimonio una dote considerable, pero si una inteligencia muy clara al servicio de un corazón sumamente ambicioso; fue ella la que impulsó a su marido a la conquista del trono, aprovechando el odio, cada vez menos disimulado, que tenían los portugueses a la administración española. Además, la presión que el Gobierno español ejercía sobre los nobles, con motivo de la sublevación de Cataluña, precipitó los acontecimientos.

Los nobles portugueses, que conspiraban en casa de Jorge Melo, en Xabregas, hicieron proposiciones al duque de Braganza, proposiciones que este no rechazó. Se contaba también con el apoyo del ministro francés Richelieu, el del arzobispo de Lisboa y el de otros personajes. Por otro lado, el doctor Juan Pinto Ribeiro, agente de la casa de Braganza, llevaba ya algunos meses preparando en Lisboa el espíritu de la población. La rebelión estalló en esta capital el 1 de Diciembre de 1640. Organizaron el complot, sabiamente combinado, 40 patriotas y la revolución se hizo dueña de la situación sin efusión de sangre. El duque de Braganza fue proclamado en el mismo dia rey de Portugal, en medio del más patriótico entusiasmo del pueblo. Juan IV hizo su entrada en la capital el 6 del mismo mes, y las Cortes, reunidas el 29 de Enero del año siguiente, ratificaron aquel nombramiento.

Al subir al trono, carecía Juan IV de Ejército, de Marina y de armamentos, pero todo el pueblo de Portugal se levantó en armas para ayudarle: contaba, además, el soberano con el apoyo de Francia, Inglaterra y otras naciones, por lo que no le fue difícil rechazar a los españoles, ocupados en luchas interiores sofocando la rebelión de Cataluña, y los venció especialmente en Montijo y en Montes Claros.

El nuevo soberano se mostró en todo a la altura de su misión: constituyó las fuerzas de mar y tierra; reorganizó la hacienda; concluyó tratados con diversas naciones, y logró que abortaran las conspiraciones que se trataron contra su persona y contra la independencia portuguesa. Para colmo de bienandanzas, el Brasil, que se hallaba en poder de los holandeses, pasó al de Portugal, gracias a las victorias que alcanzó la flota lusitana en 1649 y 1654.

Juan IV cultivó la música durante toda su vida, y al morir dejó varias obras teóricas en español y en portugués, en las que dio pruebas de un buen sentido crítico; dejó también algunas composiciones. He aquí los títulos de sus principales escritos: Defensa de la Música contra la errada opinión del obispo Cirilo Franco, Lisboa, 1649; Respuesta a las dudas que se pusieron a la misa Panis quem ego dabo de Palestrina; Principios de la Música; un Elogio de la música de su tiempo, especialmente de las obras de Palestrina, etc. Reunió, además, una biblioteca musical, la más notable de la época, y fundó en su palacio un taller de tipografía, destinado principalmente a imprimir obras musicales. De su matrimonio tuvo siete hijos, entre ellos: Alfonso VI y Pedro II, reyes de Portugal, y Catalina, que casó con Carlos II de Inglaterra.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1988, tomo 28 págs. 3004.