Alfonso VI de Portugal

Datos biográficos

Dinastía: Braganza
Rey de Portugal: 1656-1683
Nacimiento: 1643
Fallecimiento: 1683
Predecesor: Juan IV
Sucesor: Pedro II

Biografía

Murió el primer Braganza en 1656. Las Cortes se dividieron al apreciar el problema de la sucesión, inclinándose muchos por don Pedro, hijo menor del rey, pero fue proclamado el mayor, Alfonso VI, niño de trece años, de poca salud y no mayor inteligencia. Su madre, doña Luisa de Guzmán, quedó por tutora y regente. Mujer de talento político, procuró ante todo el apoyo de una gran potencia a fin de no quedar aislada frente al poder de la Corte de Madrid.

Alfonso VI de Portugal.Alfonso VI de Portugal.

Fracasado su empeño en Francia ante el proyectado proyectado enlace de Luis XIV con doña María Teresa de Austria, infanta de España, lo renovó ante Inglaterra, que lo concedió primero subrepticiamente, después de un modo franco, con garantías tales, que la suerte del pequeño reino del Occidente ibérico quedó desde entonces en sus manos (1660). Después la regente concertó afortunadas paces con Holanda, merced a las cuales el Brasil quedó por Portugal. Perdió, en cambio, Tánger y Воmbay que constituyeron el dote de la princesa Catalina al casar con Carlos II de Inglaterra.

Entre tanto el joven monarca mostraba con los años un carácter débil y un ánimo inclinado a la licencia. Acabó por perder en bajos excesos la poca fortaleza que siempre tuvo, y fue juguete sucesivo de favoritos como el genovés Conti, desterrado al Brasil, y el conde de Castelmelhor, que acabó por prevalecer, suplantar a la regente y ser el verdadero árbitro de los destinos de Portugal (1622). El favorito llevó con éxito la guerra con Castilla, obteniendo las victorias del Ameixial, Castel Rodrigo y Villaviciosa, que motivaron la paz definitiva entre ambos pueblos firmada en 1668.

Además, deseoso de contrarrestar la influencia inglesa, gestionó el matrimonio de Alfonso VI con María Francisca de Saboya, hija del duque de Nemours y de Isabel de Vendôme, princesa de gran hermosura y talento, que no tardó en conocer y despreciar a su regio consorte, degenerado por la parálisis que padeció a los trece años, gravemente lesionado después en ocasión en que se entretenía en derribar toros y virilmente agotado en su vida crapulosa de los primeros años en reinar.

VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1988, tomo 46 pág. 710.