Felipe III de Navarra

Datos biográficos

Rey de Navarra: 1328-1343
Conde de Evreux
Sobrenombre: el Noble
Nacimiento: 1301
Fallecimiento: 1343
Predecesor: Carlos I
Sucesor: Carlos II

Biografía

Hijo del conde de Evreux, había casado con doña Juana II, hija de Luis I el Hutin, rey de Navarra y Francia. Cuando murió Carlos I el Calvo sin sucesión masculina, fue proclamado rey de Navarra, juntamente con su esposa, en las cortes de Puente la Reina y Pamplona (1328), que desestimaron los derechos alegados respectivamente por Felipe VI de Valois; Isabel, reina de Inglaterra y hermana de Carlos I el Calvo, y Juana, duquesa de Borgoña e hija de Felipe II el Largo.

Felipe III de NavarraFelipe III de Navarra

Con Felipe III el Noble se instaura en el trono de Navarra la casa de Evreux.

Don Felipe III el Noble y doña Juana II fueron jurados como reyes en Pamplona, el día 5 de marzo de 1329; no pudo ser antes, ya que don Felipe hubo de acudir al ejército que reprimió la sublevación de los flamencos contra Felipe VI de Valois. Los reyes de Navarra reclamaron ante la corte de Francia los derechos a los condados de Champagne y Brie, que fueron conmutados por los ducados de Angulema, Mortain y Longueville (1328).

El rey de Navarra se comprometió a dejar el gobierno del reino cuando tuviese un hijo de veintiún años; y a no coaccionar a doña Juana para que Navarra se incorporara a otro reino.

Poco después de ser nombrado rey de Navarra comenzó (1331) gestiones con Alfonso IV de Aragón para casar a su primogénita Juana con el primogénito del aragonés, el futuro Pedro IV. En 1333 se firmaron las capitulaciones de Cortes, que hubieran podido dar como resultado la unión de ambos Estados. Pero la vocación religiosa de la infanta navarra doña Juana, que renunció a sus posibles derechos al trono para entrar en un convento cercano a París, obligó a navarros y aragoneses a pensar en el matrimonio del infante don Pedro con doña María, hija segunda de don Felipe III el Noble y de doña Juana II, firmando las capitulaciones de Anet (1337). Doña María y Pedro IV contrajeron matrimonio en Alagón, el dia 25 de julio de 1338, sin que el monarca navarro pudiese asistir a la ceremonia por hallarse en el ejército francés, que combatía contra los ingleses.

Las relaciones entre Felipe III el Noble y Alfonso XI de Castilla, en un principio, fueron tirantes. El día 9 de junio de 1331, Alfonso, hijo de Fernando de la Cerda, reconocía en Sangüesa que las tierras de Rioja, Álava y Guipúzcoa las detentaba el monarca castellano contra derecho. Posteriormente (1334) surgieron algunas diferencias entre castellanos y navarros, y Alfonso XI solicitó la intervención de su cuñado Alfonso IV de Aragón para evitar que el infante don Pedro colaborase con Felipe III el Noble.

Un año más tarde (1335), los castellanos y navarros se disputaron la posesión del monasterio de Fitero y del castillo de Tudején, librando la batalla de Tudela. El tratado de Cuevas ponía fin a estas disensiones fronterizas, estrechando la amistad de Alfonso XI y Felipe III el Noble, quien, aprovechando una tregua firmada entre franceses e ingleses en la guerra de los Cien Años (1342), ayudó al castellano en el sitio de Algeciras, donde contrajo una enfermedad que le costó la vida; falleció en Jerez de la Frontera el día 26 de septiembre de 1343, y fue enterrado en la catedral de Pamplona.

Felipe III tuvo, de su esposa doña Juana II, cinco hijas y tres hijos: doña Juana, que, prometida al infante don Pedro de Aragón, entró en un monasterio cercano a París; doña María, que casó con Pedro IV de Aragón; doña Blanca, prometida a Pedro I de Castilla y a Juan, primogénito de Felipe VI de Valois, casó con este monarca; doña Inés, que casó con Gastón III, conde de Foix; doña Juana, casada con Juan II, vizconde de Rouen; Carlos II, que sucedió en el trono a sus padres; Felipe, casado con Yolanda, hija de Roberto de Flandes, y Luis, casado con Juana, princesa de Durazo.

Muerto Felipe el Noble, se encargó del gobierno del reino su esposa Juana II, pues el heredero, Carlos II el Malo, era todavía menor. Resalta la figura de Felipe III por su labor legislativa.

URBIETO ARTETA, Antonio, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo F-M, pág. 39-40.