Ordoño II de León

Datos biográficos

Dinastía: Astur-Leonesa
Rey de León: 914-924
Rey de Galicia: 910-924
Nacimiento: 871
Fallecimiento: 924
Predecesor: García I
Sucesor: Fruela II

Biografía

Segundogénito de Alfonso III el Magno de Asturias (866-910) y de Jimena, hija de García I Íñiguez de Pamplona (851, 852.870), y hermano de García I de León (910-914), de Fruela II de Asturias (910-925) y León (924-925), de Ramiro y de Gonzalo. Según la Crónica de Sampiro, única fuente documental disponible, colaboró estrechamente en la conspiración que junto a sus hermanos García I y Fruela II y parte de la nobleza leonesa, acabó con la abdicación de su padre Alfonso III y el posterior reparto del reino entre los tres hermanos, quedando García como rey de León, Asturias en poder de Fruela II y Ordoño como rey de Galicia (910-914).

Ordoño II según una miniatura medieval de la Catedral de León.Ordoño II según una miniatura medieval de la Catedral de León.

Algunos historiadores, no obstante, defienden la tesis de que fue el propio Alfonso III quien repartió el reino entre sus tres hijos poco antes de abdicar por voluntad propia. Durante su gobierno en Galicia, Ordoño II organizó una expedición hacia tierras musulmanas que terminó con la toma de Évora (Portugal) (19-VIII-913). Tras la inesperada muerte de García I en el 914, accedió al trono leonés, reuniendo así de nuevo todos los dominios del reino (Fruela II gobernaba en Asturias rindiendo vasallaje a OrdoñoII), al tiempo que situaba de forma definitiva la capital de reino en la ciudad de León.

Ordoño siguió una activa política expansionista frente a al Andalus aprovechando la difícil situación interior del emirato, que sufría entonces las consecuencias de movimientos políticos disgregadores (rebeldía del mozárabe Umar b. Hafsun, movimientos independentistas de varios príncipes), para lo que encontró un firma aliado en la monarquía pamplonica. Sus primeras campañas de castigo le llevaron al SO. peninsular; tomó la fortaleza de Alange, en los dominios del príncipe de Badajoz, que a partir de ese momento sería tributario del monarca leonés, y alcanzó las proximidades de Sevilla.

El emir (912-929) y califa (929-961) Abderramán III, una vez hubo reunificado bajo su poder todas las provincias andalusíes, respondió con una serie de incursiones por el valle del Duero (916-917) dirigidas por el general Ahmad b. Abi Abda, que finalizaron con la derrota y muerte de este ante Ordoño II en la fortaleza de San Esteban de Gormaz (Soria) (4-IX-917). Por aquella época fructificó la alianza entre Ordoño II y Sancho I Garcés de Navarra (905-925), colaboración que se prolongó hasta la muerte de ambos monarcas. Así, una vez asegurada la línea fronteriza del Duero, mientras Sancho I Garcés avanzaba por tierras del S. de la Rioja tomando Calahorra, Valtierra y Arnedo, Ordoño II se dirigía al corazón del territorio andalusí, conquistando la plaza de Talavera de la Reina (Toledo).

La respuesta de Abderramán III consistió en una nueva aceifa por tierras leonesas que esta vez sí derrotó a Ordoño en la Batalla de Mitonia (verano de 918) y, especialmente en la expedición de 919-920, dirigida por el propio emir y que consiguió romper la línea del Duero —saqueos de San Esteban de Gormaz, Osma y Clunia—, penetrar en el corazón de la Rioja y Navarra —toma de Cárca y Calahorra— y vencer en la sangrienta batalla de Valdejunquera (26-VII-920), a unos 20 Km. al SO. de Pamplona, a los ejércitos aliados de Ordoño II y Sancho I Garcés.

Las consecuencias de la dura derrota no se tradujeron en pérdidas territoriales sino en un freno del avance repoblatorio, especialmente en las comarcas del Duero, y en el enfrentamiento con los nobles castellanos que, seguramente descontentos con la alianza de Ordoño con Pamplona, que podía ver frenadas sus expectativas expansionistas hacia el S. y La Rioja, no acudieron al auxilio cristiano en Valdejunquera; dos años después Ordoño II convocó a los condes en la Junta de Téjar, a orillas del río Carrión, los apresó y los condujo a León, donde permanecieron presos hasta 926.

En el año 921, Ordoño II dirigió una nueva expedición por tierras sorianas que consiguió tomar la plaza de Atienza. De nuevo, junto a Sancho I Garcés retomaron la conquista de las tierras riojanas, con la toma de Nájera (923), que Ordoño II cedió al monarca navarro, y Viguera (923).

De esta campaña nació también el enlace matrimonial de Ordoño II con Sancha, hija de Sancho I Garcés. Antes había casado con las damas gallegas Elvira, de la que enviudó, y Argonta, a la que repudió. De sus primeras nupcias nacieron los futuros Sancho I Ordóñez de Galicia (925-929), Ramiro II de León (931, 932-951), y Alfonso IV el Monje de León (926-931, 932). A su muerte accedió al trono leonés su hermano Fruela II (924-925).

VARIOS AUTORES, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XV pág. 7352.