Alfonso V de León

Datos biográficos

Dinastía : Astur-Leonesa
Rey de: León 999-1028
Sobrenombre: el Noble
Fallecimiento: 1028
Predecesor: Vermudo II
Sucesor: Vermudo III
Padre: Vermudo II
Madre: Elvira García
Consorte: Elvira Menéndez
Consorte: Urraca de Navarra

Biografía

Rey de León, 999-1028. (?-1028). Como hijo y heredero de Vermudo II, es coronado Alfonso V de León, en el mes de octubre de 999, comenzando su reinado bajo la tutela de su madre la reina Elvira García y del conde gallego Menendo González.

Alfonso V según una miniatura medieval de la Catedral de León.Alfonso V según una miniatura medieval de la Catedral de León.

A principios de 1003, juntamente con el conde castellano Sancho García se alía con Abd al Malik, quizá a consecuencia de una devastadora correría de los ejércitos califales por la España cristiana; este tratado les obligó a ambos a intervenir como aliados en la campaña que en el año 1003 dirige contra Cataluña el hijo de Almanzor, quien hacia esta misma época es aceptado como árbitro en la disputa surgida entre Menendo González y el conde de Castilla por la tutoría del joven rey de León (1003-1004).

Muy breve debió ser, sin embargo, el periodo de armonía con el Islam, ya que en 1005 tendrá que hacer frente a una nueva incursión de Abd al Malik, que, apoyado por Sancho García, devasta Zamora y penetra hacia el N. hasta el castillo de Luna.Levi Provençal, España musulmana hasta la caída del Califato de Córdoba, en Historia de España, dirigida por R. Menéndez Pidal, IV, pág. 446. En 1007, después de reprimir la sublevación del conde de Carrión y Saldaña, presta ayuda a Sancho García contra una nueva incursión de Abd al Malik, pero no logra evitar la pérdida de la plaza de Clunia.

A la muerte de Menendo González, la reina Elvira, para evitar nuevas complicaciones respecto a su tutoría, decide que Alfonso sea proclamado mayor de edad (1007-1008), y con su gobierno personal se inician nuevas trayectorias políticas. Muerto Abd al Malik en octubre de 1008, y libres ya los estados cristianos del peligro que suponían las constantes incursiones de los ejércitos musulmanes, vuelve a manifestase el tradicional antagonismo castellano-leonés.

El conde Sancho García apoya la rebelión de Munio Fernández de Saldaña, ocurrida poco antes de 1013, y las relaciones, ya nada cordiales, entre el reino y el condado, se hacen todavía más tirantes cuando, hacia 1014 ó 1015 se retira de la corte leonesa la reina Elvira García, hermana del conde castellano F.J. de Urbel, Historia del Condado de Castilla, II, pág. 850.

Así continúa la situación, sin llegar a una ruptura definitiva, hasta el año 1017, fecha de la muerte de Sancho García; pero en este mismo año, aprovechando la minoría del infante García, reconquista Alfonso el castillo de Castrogonzalo y otras plazas sobre el Cea, que había ocupado el conde castellano en los primeros años de su reinado, a la vez que logra someter a los Ansúrez, de Monzón, que venían obrando por cuenta propia dentro de la órbita de los condes castellanos.

A partir de este momento, Castilla, que atraviesa un periodo de debilidad a causa de la minoría del infante García, deja de ser un enemigo inquietante para el soberano leonés; pero al mismo tiempo que declina como fuerza política el condado castellano, asciende al rango de primera potencia en el juego de fuerzas peninsular el reino de Navarra, y a partir de entonces su rey Sancho III Garcés el Mayor, se convertirá en el nuevo rival de Alfonso V.

Con su apoyo se levantan en armas contra el rey de León el conde Sancho Gómez de Saldaña y el magnate leonés Fernando Peláez, que, vencido por Alfonso, encuentra refugio en la corte navarra.

Sin embargo, un suceso inesperado vino a poner fin a esta situación, que de haber continuado hubiera desembocado en una guerra: el 2-XII-1022 enviudaba Alfonso V de su primera mujer, la portuguesa Elvira Menéndez, y comprendiendo el peligro que supondría para su reino una nueva guerra, cuando aún no se había repuesto de los trastornos ocasionados por las continuas incursiones de Almanzor y Almunadaffar, decide, para llegar a un acuerdo con Sancho el Mayor, contraer matrimonio con Urraca, hermana del rey navarro, que se celebra en 1023 ó 1024.

A partir de este momento se mantendrán las más cordiales relaciones entre ambos reinos, y Alfonso, libre ya de preocupaciones por parte de los estados vecinos, se dedicará a reanudar la obra de La Reconquista. Dirige sus esfuerzos a recuperar los territorios recientemente perdidos por la región portuguesa, donde había sido más profundo el avance musulmán durante el gobierno de Almanzor. La fortaleza de Viseo fue su primer objetivo, pero la ciudad había de seguir todavía durante treinta años en poder del Islam, ya que. ante sus muros, fue herido de muerte por una saeta el soberano leonés, el día 7-VIII-1028 A. Sánchez Candeira: Sobre la fecha de la muerte de Alfonso V de León, en Hispania, VIII, 1948, pág. 132.

SÁNCHEZ CANDEIRA, Alfonso, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, págs. 120-120.