Wifredo I de Barcelona

Datos biográficos

Conde de Barcelona: 878-898
Sobrenombre: El el Velloso o el Pilós
Fallecimiento: 898
Predecesor: Sunifredo I de Urgel
Sucesor en Barcelona: Wifredo II
Sucesor en Cerdaña: Miro II
Sucesor en Besalú: Radulfo I
Sucesor en Urgel: Sunifredo II

Biografía

En él ha personificado una leyenda medieval el origen de la independencia de Cataluña y otra, más tardía, el de las barras del escudo catalán. Una y otra carecen de fundamento histórico. Su genealogía no deja de ofrecer oscuridades, haciéndolo Calmette, nieto del conde aragonés Aznar Galíndez, y Vic y Vaisette, hijo de Sunifredo I de Urgel y nieto de Borrell de Ausona, genealogía esta aceptada por los recientes historiadores catalanes Rovira y Virgili y Soldevila.

Wifredo I el Velloso.Atendiendo a la leyenda, Claudi Lorenzale pinta (1843-1844) el momento en que Carlos el Calvo con la sangre de la herida de Wifredo en sus dedos crea las cuatro barras del escudo de armas del condado de Barcelona.

Desde 873 es conde de Urgel, bien como heredero de su padre o como sucesor de Salomón, a quien dio muerte, según la leyenda. En seguida fue también conde de Barcelona. El reanudó la empresa reconquistadora en la comarca de Vich y Ripoll y la montaña de Montserrat. En 885 funda el monasterio de San Juan de Ripoll, y en 888 la iglesia de Santa María. En 886 restauró el obispado de Ausona (Vic), y después de un periodo de años de paz, une a los condados que ya poseía los de Cerdaña y Gerona, por muerte, respectivamente, de su hermano Mirón y del conde Dela. De esta manera vino a reunir bajo su dominio una gran parte de los condados de la Marca Hispánica. Con él se inicia la dinastía catalana, si bien, en tiempo de Vifredo no encontramos nada que nos permita hablar de independencia, y, en cambio, sí encontramos manifestaciones de que él seguía considerándose vasallo del rey de Francia y como vasallo debió tomar parte en las luchas de Carlos el Calvo contra los normandos. Soldevila, Historia de Catalunya, Barcelona, 1934, I, 56-57.

Murió, en 898, de heridas recibidas, probablemente de uno de los Banu Muza de Zaragoza, en lucha contra los musulmanes. La leyenda de Wifredo como fundamento de la independencia catalana, juntamente con la novela de su matrimonio con una hija del conde de Flandes, aparece ya en las Gesta Comitum Barcinonensium. Las posesiones que había reunido se dividieron a su muerte entre sus hijos Wifredo II, Sunier y Sunifredo.

VÁZQUEZ DE PARGA, Luis, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 991-992.