Armengol VI de Urgel

Datos biográficos

Conde de Urgel: 1102-1154
Fallecimiento: 1154
Predecesor: Armengol V
Sucesor: Armengol VII

Biografía

Hijo de los condes de Urgel Armengol V y de María Pérez Ansúrez. Huérfano al morir su padre en la frontera leridana en 1102, su vida hasta 1109 transcurre en los castillos condales de Urgel, especialmente Gerb, Agramunt, Ponts y Olius, junto a su madre que desaparece hacia 1105, y su abuela Elo Alfonso.

Monasterio de Santa María de Valbuena.Monasterio de Santa María de Valbuena donde fue enterrado el conde Ermengol VI.

Su abuelo, Pedro Ansúrez, conde de Saldaña, Carrión y San Román de Entrepeñas, sufre le acoso en Castilla del bando de los condes Enrique y Raimundo de Borgoña, lo que facilita su instalación en Urgel al frente del condado. Pedro Ansúrez se intitula genéricamente (Petrus, gratia Dei comes Pedro, conde por la gracia de Dios) y respeta la condición titular de Urgel para su nieto. Pedro Ansúrez en nombre de su nieto toma Balaguer en 1105, la segunda ciudad del distrito musulmán de Lérida, que confiando en el nuevo periodo almorávide se había negado a pagar las parias exigidas.

En 1109, el ascenso al trono castellano de Urraca, casada con Alfonso I el Batallador de Aragón, permite a Pedro Ansúrez volver a Castilla y recuperar sus dominios castellanos, a los que en 1113 añadirá las mandaciones de Melga, Simancas y Cabezón y, aún más adelante, Torremormojón, además de centrarse en el desarrollo de Valladolid. El conde Armengol, todavía menor, se desplaza con sus abuelos a Castilla, con residencia familiar en Valladolid.

Mientras los dominios condales de Urgel están a cargo del vizconde de Áger, bajo cuya responsabilidad en 1114 se auxilia al condado de Barcelona ante el ataque almorávide. El conde Armengol asume directamente el condado en 1115, motivo por el que se traslada a Urgel, donde resuelve cuestiones relativas a donaciones y tenencias feudales, incluyendo castlanías como la de Olius.

El condado de Urgel que recibe es jurisdiccionalmente muy fragmentado y sin unidad social ni económica, percibido en una clara dicotomía entre Montaña y Marca, que en gran parte están en manos baroniales, destacando el vizconde de Urgel-Castelbó en el norte, y en el sur (Balaguer, Agramunt y Ponts), el vizconde de Áger.

En 1119, tras un acuerdo con el vizconde Guerau de Áger, el conde Armengol contrae matrimonio con la hija de aquel, Arsenda de Cabrera.

En 1136 establece un convenio con el vizconde Poncio de Áger, que reconoce la preeminencia condal a la vez que da pie a la aceptación de una amplia autonomía. Tras años de buenas relaciones con los barones, a partir de 1140, las tensiones se incrementan progresivamente con el vizconde de Áger, en primer lugar con Poncio, apoyado en su ascensión en la Corte castellana, y a partir de 1145 con su hijo Guerau II, que ejerce un dominio muy autónomo del vizcondado.

La iglesia catedralicia amplía gracias al conde, sus rentas y su capacidad jurisdiccional, al recibir derechos señoriales en numerosos lugares, propiedades en varias poblaciones y de modo destacado en 1133 los bienes y derechos condales en el valle de Andorra y Arcavell a cambio de mil doscientos sueldos. También la canónica de Solsona resulta muy beneficiada, recalcando su acceso a rentas y jurisdicción en Gerb, Lladurs, Olius y Santaliña. Beneficia a las nuevas órdenes Militares, empezando por el Temple, a quien ofrece Barberá (1132), y más tarde a los Hospitalarios (1133), e incluye legados en ambos en su testamento definitivo de 1154.

Armengol mantiene buenas relaciones con Alfonso I de Aragón, quien le reconoce su anterior apoyo familiar en Castilla, le confirma el domino sobre Bolea y le ofrece bienes en la zona de Huesca. Invocando su señorío aragonés, el conde participa en la campaña sobre Zaragoza en 1118 y en 1134 forma parte de la Corte de Ramiro II que le arropa en Alagón y le acompaña a Zaragoza en la convulsa sucesión del Batallador.

Cuando Ramiro II se desplaza hacia el interior ante la inminente llegada de Alfonso VII de Castilla reclamando la misma herencia, Armengol ya no le sigue y permanece en Zaragoza, donde pasa a formar parte de la Corte de quien es su señor por los dominios castellanos. Entonces, participa en las negociaciones de mediación entre el castellano y el aragonés, culminadas con la cesión a este bajo feudo de los dominios disputados.

Con la caída del imperio almorávide en manos almohades y la evidencia de que Ibn Mardanis no incluye los espacios islámicos noroccidentales en su proyecto andalusí animan a avanzar sobre la frontera leridana, que Armengol rompe en 1147 por Torrelameu y Alguaire.

En 1148 el conde de Urgel y el de Barcelona pactan un convenio feudal que establece la conquista conjunta bajo preeminencia de Ramón Berenguer IV, quien dará en feudo la ciudad a Almengol VI, receptor también de una tercera parte de la ciudad y de derechos sobre Ascó. Armengol VI, por parte de madre, ha recibido diversos bienes en Tierra de Campos, León, Castilla y Asturias. Pedro Ansúrez le ofrece la villa de Valladolid, más desarrollada que cuando había sido ofrecida a Armengol V como dote matrimonial.

El segundo matrimonio de Armengol VI, efectuado en 1135, se efectúa en clave castellana pactando una doble unión: la hermana del urgelitano, la viuda Estefanía, se casa con el también viudo conde Rodrigo González de Lara, al tiempo que él mismo se une con la hija de este, Elvira Rodriguez de Lara. La caída en desgracia ante el rey de Rodrigo González de Lara en 1137 no arrastra a Armengol.

En 1146 acompaña al rey en la campaña de Córdoba, y siguiendo a su servicio en 1147 combate en Almería, donde se encuentra con la pactada colaboración de Ramón Berenguer IV de Barcelona. También participa en las incursiones de Alfonso VII en el valle del Guadalquivir, con las campañas de 1150 sobre Córdoba y de 1152 sobre Guadix. Las actuaciones en la frontera meridional le aportan el señorío sobre Calatrava.

Los bienes en el Occidente peninsular también han servido a Armengol para beneficiar centros urgelitanos, como San Serni de Tavérnoles, que en 1109 recibe los diezmos percibidos explícitamente, además de una porción sobre las parias que recibiese de León. De modo especial promueve la penetración de nuevas órdenes, como los cistercienses, a los que en 1143 y 1144 ayuda a asentarse en Vallbuena y en Cantabós (Santa María de la Huerta), y los canónigos premostratenses, para los que colabora en la fundación del Monasterio de Retuerta por su tía Mayor, hija de Pedro Ansúrez, con donaciones como las efectuadas en 1145, y contribuye a la creación del Monasterio de Nuestra Señora de la Vid, segunda comunidad premostratense en la Península.

Armengol VI muere en Castilla en 1154. En su último testamento de 1144, expresa su voluntad de ser enterrado en Solsona, pero todo parece indicar que fue enterrado en Vallbuena del Duero (Palencia), donde había profesado su hermana Estefanía. Dejaba del primer matrimonio tres hijos, Armengol VII, Isabel y Estefanía, y del segundo solo consta que le sobreviviera una hija, María.

SABATÉ CURULL, Flocel, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol. V págs. 449-452.