Bernardo o Bernat I

Datos biográficos

Conde de Besalú: 988-1020
Sobrenombre: Tallaferro
Fallecimiento: 1020
Predecesor: Oliba Cabreta
Sucesor: Guillermo I

Biografía

Conde de Ripoll. Nació en 969-970 y murió en Provenza, Francia en 1020, conde privativo de Besalú (994-1220). Hijo de los condes de Cerdaña y Besalú, Oliba Cabreta y Ermengarda. Al retirarse su padre al monasterio de Montecasino (988), gobernó con su madre y sus hermanos de manera indivisa los condados, hasta el fallecimiento de su madre en 994, en que heredó el condado de Besalú, el Vallespir y el Fenollet, mientras que su hermano Wifredo heredaba el condado de Cerdaña y Conflent.

En 992 se casó con Toda Adelaida, hija de Guillermo Sancho, duque de Gascuña, y de Urraca de Pamplona. Dotado para la política fue intrigante y buen guerrero, aunque de temperamento impetuoso y ambicioso como su padre. Fue siempre reconocido como protector de monjes y de pobres, así como señor misericordioso. Como hombre de armas tuvo a su cargo la defensa suroriental contra un ataque de Abd al Malik, hijo de Almanzor, a la actual comarca de la Noguera, en donde murió su hermano Berenguer, obispo de Elna.

En 1003 rechazó en Torá otro ataque islámico al frente de la hueste en que participaba su hermano Wifredo II de Cerdeña y el conde de Barcelona Ramón Borrell. Parece que participó en la expedición catalana a Córdoba de 1010 dirigida por Ramón Borrell y participada por Armengol I de Urgel. Lucharon para imponer en el califato al omeya Muhammad II al Madhi en contra de su rival, el príncipe también omeya Sulayman al Mustain. La operación de saldó con éxito y los combatientes volvieron cargados de oro, aunque con pérdidas sensibles, el obispo de Barcelona y el conde de Urgel.

Realizó diversos viajes a Roma, el primero en 998, otro en 1011 para recibir del papa Sergio IV un privilegio para el monasterio que había fundado de San Pablo de Fenollet. El viaje más importante a Roma lo realizó en 1016-1017, en donde solicito de Benedicto VIII la expulsión de las monjas de San Juan de las Abadesas (San Joan de les Abadesses), cuya abadesa era su hermanastra Ingilberga, a la vez que acordó con su hermano la creación del efímero obispado de Besalú, para emanciparse de los de Elna, Gerona y Osona (Vic).

Lo consiguió y pudo nombrar obispo a su hijo, pero poco después, y sin que se sepa la causa, Besalú dejó de ser sede episcopal. Los conflictos con los obispos de Urgel y Gerona fueron particularmente violentos en tiempos de sus sucesores. Fue generoso con los monasterios de la Grassa y de Ripoll, y gozó de un gran respeto moral entre los demás condes catalanes de la época, como demuestra que a la muerte de Ramón Borrell de Barcelona en 1017, la condesa viuda Ermessenda y el conde Hugo de Ampurias se dirigiesen a él para dirimir sus pleitos.

En un viaje a Provenza para casar a su heredero Guillermo I con Adelaida en 1020 murió ahogado en el río Ródano. Fue enterrado en el Monasterio de Ripoll, en donde su hermano, el abad Oliba, le dedicó un emotivo panegírico mortuorio. Ya en el s. XII, en la Gesta Comitum se le denomina por su valentía Tallaferro, pasando a la leyenda popular, que culminará cuando Verdaguer lo inmortalice en el poema Canigó.

CLARAMUNT RODRÍGUEZ, Salvador, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol. V pág. 177.