Suñer I de Barcelona

Datos biográficos

Conde de Barcelona: 911-947
Fallecimiento: 950
Predecesor: Wifredo II
Sucesor: Miro I

Biografía

Conde de Gerona y Ausona. Muerto en 950. Hijo de Wifredo I el Velloso, conde de Barcelona (878-897), y de Winilda. Su primera esposa fue Anilda y casó en segundas nupcias con Riquilda. Al morir su padre en 897, sus hermanos mayores heredaron los condados catalanes indivisos, pero se los repartieron para administrarlos por separado. Por primera vez no era el rey francés quien nombraba a los titulares de estos condados, aunque durante unas décadas estos siguieron reconociendo la autoridad de los monarcas carolingios.

Conde Suniario I, conde de Barcelona.Suniario I, conde de Barcelona.

Suñer quedó bajo la tutela de su hermano Wifredo II, a cuya muerte en 911 le sucedió como conde de Barcelona, Gerona y Ausona. Promovió la repoblación de sus condados, especialmente del de Ausona y afianzó la expansión del condado de Barcelona por el Penedès. Así mismo, protegió generosamente las instituciones eclesiásticas y contribuyó a la fundación de monasterios e iglesias, como santa Cecilia de Montserrat. Combatió contra el señor de Lérida, Muhamamd al Tawil, quien derrotó al conde en Tárrega (Lérida, 1912), pero fue vencido y murió en una incursión contra Barcelona al cabo de dos años. Presionado por los repetidos ataques de la flota de Abderramán III contra el litoral catalán entre 933 y 942, y tras otra expedición fracasada en 936, Suñer I se vio obligado a firmar un tratado de paz humillante que establecía la tutela del califa sobre sus condados.

A pesar de ello, entre 941 y 942, emprendió una expedición que alcanzó Tarragona, que quedó temporalmente sin gobierno, Tortosa (Tarragona), que quedó sujeta a un tributo impuesto por el conde, e incluso Valencia, cuyo caíd murió en la lucha contra los catalanes. En el ámbito catalán, sus pretensiones respecto al condado de Besalú le llevaron a enfrentarse sin éxito con su cuñada, la condesa Ava, viuda de Miro II, conde de Cerdaña y de Besalú.

Así mismo, su intento de apoderarse del Ripollés y, especialmente, de las propiedades del monasterio de Sant Joan de les Abadesses provocó un litigio con su sobrino Sunifredo II, conde de Cerdaña y Besalú. En el marco de este enfrentamiento, el hijo de Suñer, Armengol I de Ausona, encabezó una incursión por tierras del Ripollés y la Cerdaña hasta encontrar la muerte, seguramente en manos de los partidarios de Sunifredo. En 947, Suñer I dejó al mando del condado de Barcelona a su hijo Borrell II y se retiró al monasterio de la Grassa.

VARIOS AUTORES, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XXI, pág. 10029.