Sancho III de Castilla

Datos biográficos

Rey de Castilla: 1157-1158
Sobrenombre el Deseado
Nacimiento: 1133
Fallecimiento: 31-VIII-1158
Predecesor: Alfonso VII
Sucesor: Alfonso VIII

Biografía

Hijo primogénito de Alfonso VII el Emperador de Castilla y León (1126-1157) y de Berenguela, hija del conde de Barcelona Ramón Berenguer III el Grande (1096-1031), y hermano de Fernando II de León (1157-1188).

Sancho III el DeseadoSancho III en una miniatura del Compendio de crónicas de reyes de la Biblioteca Nacional de España.

En 1136, su padre había negociado con Ramiro II de Aragón (1134-1137) los futuros esponsales de Sancho con la hija de aquél, Petronila, nacida dos meses antes (29-VII), aunque el acuerdo no fructificó, y la futura reina de Aragón fue entregada en matrimonio por poderes (Barbastro, 1137) al conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV (1131-1162).

Casó en 1151 con la infanta Blanca de Navarra, hija de García V Ramírez el Restaurador de Navarra (1134-1150). Asociados ambos hermanos al trono en vida de su padre, quien un año antes de morir renovó solemnemente las disposiciones hereditarias, al producirse el óbito (23-VIII-1157), Sancho, el primogénito, accedió a la Corona de Castilla —lo que demuestra la preponderancia castellana respecto al reino de León—, y recibió la tierras del reino de Toledo, mientras que su hermano Fernando II recibía el reino de León y Galicia.

Poco tiempo después de acceder al trono, Sancho III se entrevistó en Najima, cerca de Osma (Burgos), con Ramón Berenguer IV, reunión que confirmó las cláusulas acordadas entre este y Alfonso VII en Tudillén, adonde Sancho ya había acudido junto a su padre (1151).

De este modo, el conde de Barcelona y príncipe aragonés confirmaba su vasallaje con respecto a Castilla, a cambio de que Sancho devolviera el Regnum Caesaraugustanum que su padre había ocupado en vida; así mismo, acordaron su colaboración mutua en el futuro frente a las aspiraciones expansionistas del reino de Navarra.

En efecto, poco después, Sancho VI de Navarra (1150-1194), a pesar de que había prestado homenaje al nuevo monarca castellano en Soria (noviembre de 1157), como su padre García V Ramírez hiciera con Alfonso VII, invadió las tierras riojanas para reintegrarlas a su reino; Sancho III, finalmente, pudo frenar sus aspiraciones en Valpiedra, cerca de Bañares (La Rioja).

Por el S. de sus dominios, la fortaleza manchega de Calatrava (Ciudad Real, en poder cristiano desde 1147 y defendida por la Orden del Temple, peligraba por el acoso almohade, por lo que sus tenentes la reintegraron a la Corona. Sancho III encomendó entonces su defensa (I-1158) al abad del monasterio de Fitero (Navarra), Raimundo, y al monje Diego Velazquez, quienes lograron mantenerla bajo poder cristiano; a raíz de ello, el rey instituyó, mediante privilegio real, la Orden de Calatrava, la primera de las órdenes de caballería plenamente hispanas.

Con respecto a su hermano el rey leonés, las reclamaciones fronterizas de las tierras entre el Cea y el Pisuerga —los condados de Saldaña, Monzón y Cea y el infantado de Medina de Rioseco, erigido por Alfonso VII para su hermana, la infanta Sancha—, que habían quedado del lado castellano, se solucionaron en Sahagún (León), escenario de la firma del acuerdo (23-V-1158) entre ambos monarcas, por el que acordaban mantener el mutuo respeto, la futura repartición del reino de Portugal y de las tierras reconquistadas a los árabes, la cuestión sucesoria de ambos reinos si cualquiera de ellos moría sin sucesión directa, así como la tenencia de las regiones fronterizas, que debían ser para los nobles leoneses procastellanos (Ponce de Cabrera y Osorio Martínez).

Falleció poco después, dejando como sucesor a un bebe de apenas dos años de edad, Alfonso VIII el Noble (1158-1214), habido de su matrimonio con Blanca, que había muerto durante el parto. La minoría de edad del nuevo rey, abrió un periodo de inestabilidad interna del reino, debido a la enconada pugna entre los dos linajes castellanos más poderosos, los Castro y los Lara, por la regencia del reino, conflicto que se agravó con la posterior intervención de Fernando II de León.

VARIOS AUTORES, Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo XIX, págs. 9460-9461.