Pedro I de Aragón

Datos biográficos

Rey de Aragón: 1094-1104
Rey de Pamplona: 1094-1104
Nacimiento: 1068
Fallecimiento: 1104
Predecesor: Sancho IV Ramírez
Sucesor: Alfonso I
Padre: Sancho IV Ramírez
Madre: Isabel de Urgel
Consorte: Inés de Aquitania
Consorte: Berta

Biografía

Caracterizado por su valor y extraordinaria visión política, es quien conquista las dos primeras grandes ciudades (Huesca y Barbastro) incorporadas a la cristiandad aragonesa, y quien extiende, aunque efímeramente, su poder por tierras mediterráneas.

Retrato imaginario del rey Pedro I de AragónRetrato imaginario del rey Pedro I de Aragón.

Hijo de Sancho IV Ramírez y de una hija del conde de Urgel, Armengol el Peregrino. En junio de 1085 recibió de su padre los condados de Sobrarbe y Ribagorza, elevados a la categoría de reinos. En julio de 1086 atacó con su padre la ciudad de Zaragoza; y entre julio y septiembre del mismo año combatía con los musulmanes de las tierras de Tortosa. Interrumpió sus luchas para acudir a la batalla de Sagrajas (octubre de 1086), donde luchó al frente de las vanguardias cristianas.

En 1087 Pedro, en unión de su padre, ataca el valle del Cinca y su posición más importante: Monzón, que tomaron el día 24-VI-1089, después de rendir Estada (1097). Hacia 1090-1091 emprendió un viaje a Roma para someter a tratamiento médico una enfermedad que sufría, llegando hasta Palermo, donde lo visitaron médicos árabes. A su regresó pensó conquistar Lérida; en enero de 1092 ya había ocupado Zaidín, sobre el Cinca, en el camino de Fraga; en junio de 1093, Almenar, a pocos kilómetros de Lérida. La proyectada ocupación de Lérida fracasó merced a una reacción musulmana.

El día 4-VI-1094 murió el rey Sancho IV Ramírez en el cerco de Huesca, y Pedro I fue elegido rey de Aragón y Pamplona, abandonando seguidamente la lucha por la posesión de aquella ciudad, hasta el mes de mayo de 1095, en que construyó el Pueyo de Sancho. Apoyado en esta posición y en el próximo monasterio de Montearagón, entre los meses de mayo y junio de 1096 dispuso el cerco de Huesca.

El día 19 de noviembre se dio la batalla de Alcoraz, teniendo que entregarse la ciudad seguidamente (27-XI-1096), a pesar de la ayuda enviada por los castellanos a los cercados. Después de la conquista de Huesca, Pedro I acudió a Valencia para ayudar al Cid Campeador contra los almorávides (1097), y, seguidamente, a la defensa de Toledo, que iba a ser atacada por los musulmanes. En 1099 decidió conquistar Barbastro: el abril de tal año construyó el Pueyo de Barbastro para crear la ciudad, y el castillo de Traba, cerca de Zaidín, para cortar las comunicaciones entre Fraga y los cercados.

Consiguió del papa Urbano II el permiso de traslación de la sede de Roda a Barbastro, cuya conquista se considerba inminente. Después de un cerco de varios meses, que culminó en la batalla de Bolea, Pedro I entró e Barbastro (X-1100), ocupando posteriormente varias poblaciones del curso bajo del Cinca: Velilla del Cinca, Alcolea de Cinca, Ontiñena, Sariñena y Pomar de Cinca, que se perdieron después de la muerte de Pedro I.

Sus relaciones con los conde de Barcelona no fueron amistosas: constantemente disputaron Barcelona y Aragón la posesión de Calasanz, sobre el río Sosa, pasando continuamente de manos aragonesas a las barcelonesas y viceversa. En febrero de 1101 Pedro I dirigió una cruzada contra Zaragoza, con la ayuda de gentes francas, que volvieron prontamente a sus tierras de procedencia. El monarca aragonés durante los meses de junio y julio, permaneció en los alrededores de Zaragoza, devastando las cosechas.

Meses más tarde conquistó Bolea (X-1101), Almuniente (V-1102) y Piracés (V-1103); repobló Caparroso y Santaclara (XI-1102); y sitió Tamarite de Litera (VI-1104). En septiembre de 1104 murió en una hueste dirigida al valle de Arán, siendo inhumado su cadáver en el monasterio San Juan de la Peña. Continuó la expansión aragonesa en tierras levantinas, figurando durante su reinado como tenencias aragonesas: Castellón de la Plana, Culla, Montornés, Oropesa (1098), que se perdieron cuando doña Jimena, la viuda del Cid, y Alfonso VI abandonaron la ciudad de Valencia.

Pedro I contrajo matrimonio con doña Inés de Aquitania en enero de 1086. Tuvo de ella al infante don Pedro, que hacia 1098 casó con doña María, hija del Cid, y a doña Isabel: ambos infantes murieron antes que el padre. En agosto de 1097 Pedro I contrajo segundas nupcias con doña Berta, cuya filiación se desconoce.

URBIETO ARTETA, Antonio, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 200-201.