Aznar Galindo I

Datos biográficos

Conde de Aragón: 809-820
Conde de Cerdaña y Urgel: 820-839
Fallecimiento: 839
Sucesor: García I

Biografía

De filiación dudosa, fue padre de Céntulo Aznar, Galindo Aznar I y doña Matrona. Doña Matrona casó con García I el Malo, quien escarnecido cruelmente mató a Centulo, repudió a Matrona y arrojó a Aznar Galíndez I del condado aragonés. Aznar Galíndez I acudió a la corte de Carlomagno o Ludovico Pío y consiguió los condados de Cerdaña y Urgel para pobrarlos. Murió antes de 839

Según una tradición local, Aznar Galíndez I se apoderó de Jaca, al mismo tiempo que García I Íñiguez cercaba Pamplona. Posiblemente haya que identificarlo con el Aznar que en 824 fue con el conde Eblo contra los pamploneses en la última tentativa de Ludovico Pío para someter las tierras de Pamplona.

URBIETO ARTETA, Antonio, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, págs. 431.

García I de Aragón

Datos biográficos

Conde de Aragón: 820-833
Sobrenombre: el Malo
Predecesor: Aznar Galindo I
Sucesor: Galindo Garcés
Padre: Galindo Belascotenes
Madre: Fakilo

Biografía

Conde de Jaca, Aragón y de Saldaña a finales del s. VIII y principios del IX. Hijo de Galindo Belascotenes y de Fakilo, y padre de Galindo Garcés, Íñigo Garcés y de Velasco Garcés, jefe de los sirtaniyyin.

Según las Genealogías de Roda, era padre de Quisilo, esposa de Sancho Jiménez (hijo de Jimeno Garcés y de Sancha, hija de Aznar Sánchez). De este dato se desprende la suposición de un primer matrimonio con la madre de Quisilo, de cuya unión nacieron también Galindo Garcés e Íñigo Garcés, quienes le sucedieron en el gobierno del condado.

Poco antes de 809, año en el que Amrus ocupó el territorio al N. de Huesca, murió su primera esposa. Fue en ese momento cuando solicitó la ayuda del conde Aznar Galindo I y cuando probablemente contrajo segundas nupcias con Matrona, hija de aquél. Las Genealogías de Roda relatan que, tras haber sido burlado, mató a su cuñado, Céntulo Aznárez en la villa de Las Bellostas (Huesca), repudió a su mujer y contrajo terceras nupcias con una hija de Íñigo Arista o Íñigo Íñiguez.

Partidario de oponerse a la expedición franca de Carlomagno, con el auxilio de su suegro (Íñigo Arista) expulsó a Aznar Galindo I del condado de Aragón y se hizo cargo del mismo. Según el Chronicon Moissiacense en 816 los vascones eligieron como príncipe a Garsimiro, que ha sido identificado con Garsiam Muci o, lo que es lo mismo, con García el Malo, quien murió dos años más tarde de ser nombrado caudillo. En 818 fue substituido en los gobiernos de Jaca, Aragón y Saldaña por su hijo Galindo Garcés (818-844).

VARIOS AUTORES. Gran Enciclopedia de España, Ed. Enciclopedia de España, 2003, tomo IX, pág. 4418.

Galindo Aznar I de Aragón

Datos biográficos

Conde de Aragón: 844-867
Predecesor: Galindo Garcés
Sucesor: Aznar Galindo II
Padre: Aznar Galindo I

Biografía

Conde de Cerdaña y Urgel. Conde de Conflent, Pallars y Ribagorza. A pesar de la incertidumbre sobre los primeros tiempos de los condados de Aragón, a Galindo I Aznar (o Aznárez), se el considera como el segundo de los titulares del mismo, después de unos comienzos bajo la tutela de los carolingios que habían colocado al frente a sus propios dirigentes (el llamado conde Aureolo u Oriol, antes de alentar el traspaso del control del primitivo territorio condal a manos de familias autóctonas, como la del iniciador de la dinastía propiamente dicha, Aznar Galindo I.

Sin embargo, no hubo, al parecer, continuidad entre los dos primeros condes oriundos de la tierra, pues, durante más de diez años, Aznar Galindo y sus familiares fueron expulsados violentamente de sus iniciales dominios en Aragón y Sobrarbe por el llamado García I el Malo, yerno del primero. Galindo I Aznar (o Aznárez), conde de Aragón (844-864), hijo y sucesor de Aznar Galindo I coincidiendo probablemente con la muerte de García I el Malo, recuperó para su linaje el condado de Aragón, la soberanía sobre la herencia territorial paterna y reforzó, finalmente, el dominio condal aragonés, separado de Sobrarbe.

Esta recuperación se consiguió con la ayuda de los francos, ayuda que suponía algunas servidumbres carolingias, que menguaron tras la disolución imperial franca (reparto entre los tres hijos de Ludovico Pío, Carlos el Calvo, Lotario y Luis el Germánico, en Verdún 843). Ludovico Pío, el hijo de Carlomagno, adjudicó a Galindo I Aznar los condados de Cerdeña y Urgel, para que, al igual que su padre, organizara la repoblación.

No obstante, el desconocimiento sobre la ejecutoria del conde ha permitido atribuirle algunos logros y decisiones que los cronistas desvirtuaron y los dieron como propios de su tiempo, aunque resulten anacrónicos y fuera de lugar: como el caso del fuero de Jaca y sus consecuencias posteriores o el de la creación del cargo de merino o juez; instituciones que corresponden a un tiempo muy posterior (s. XI). Pero sí que se pueden considerar como más creíbles la elevación o recuperación de algunas fortalezas de manos musulmanas, en una aparente frontera con la Marca Superior del emirato andalusí, con capital en Saraqusta (Zaragoza); así como una especial inclinación hacia los monasterios pirenaicos, siguiendo la tradición franco-carolingia.

Lo que explica el esplendor del monasterio de San Pedro de Sirena, en el valle de Echo, cuya villa de igual nombre fue dada por este conde al recinto sagrado, a pie de la calzada romana del puerto del Palo que se dirigía a la Galia, y que causó la admiración del obispo mozárabe de Córdoba, San Eulogio, cuando, a mediados del s. IX, tras regresar de su viaje por diversos cenobios de la zona, agradecía en una carta dirigida al obispo de Pamplona, la atención recibida por los monjes, que disponían de una biblioteca bien nutrida y discutían sobre los conocimientos que llegaban hasta ellos desde el otro lado de la cordillera, tan distintos, como romano latinos que eran, de los suyos, todavía inmersos en la cultura hispanomozárabe.

También los cronistas, recogiendo una tradición legendaria, hablan de la muerte de Galindo I Aznar (o Aznárez) en combate contra el rey moro de Zaragoza y la Genealogía de los Condes de Aragón, del Códice de Roda, ignora el nombre de su cónyuge; iniciándose el acercamiento a la familia reinante en Pamplona que se confirmo en el s. IX. Las fuentes documentales identifican, además, a este conde con quien gobernó Urgel, Cerdaña, Pallars y Ribagorza, antes de hacerlo en el territorio de Aragón, vertebrado en torno al valle del Ebro, a partir del año 833; en un panorama confuso en cuanto a fechas, nombres, hechos y circunstancias.

SARASA SÁNCHEZ, Esteban, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol. VI, págs. 391-392.

Aznar Galindo II de Aragón

Datos biográficos

Conde de Aragón: 867-893
Predecesor: Galindo Aznar I
Sucesor: Galindo Aznar II
Padre: Galindo Aznar I

Biografía

Tercer conde privativo de Aragón y nieto del creador de la dinastía condal aragonesa, Aznar Galíndo I (809-816): Tras un breve periodo de inestabilidad, identificado con la toma del poder por parte de García I el Malo, y en el marco de una lucha interna por el poder dentro de la primera familia condal aragonesa, el segundo conde, Galindo Aznar I, consiguió recuperar y gobernar las tierras patrimoniales, gracias al ascendiente de la familia y el apoyo y protección de los reyes pamploneses.

En este contexto aparece por primera vez Aznar II Galindo o Galíndez, casado con Oneca, hija del rey de Pamplona, García I Íñiguez. Esta unión matrimonial estaba pensada con la finalidad de asegurar la tutela de los reyes pamploneses. Esta unión matrimonial marca el inicio de la dependencia del territorio aragonés respecto de Pamplona, aunque se trate de una vinculación muy especial, ya que nunca supuso la pérdida de autonomía ni de personalidad de Aragón, y sus condes conservaron la sucesión hereditaria de la dignidad condal y contaron con la libertad sufuciente como para llevar a cabo una política independiente tanto en el interior como hacia el exterior.

Ante la ausencia de noticias de tipo documental, las Genealogías de Roda, llamadas también Genealogías de Meyá, refrendan esta política independiente del conde de Aragón, que intentó buscar el equilibrio en esta vinculación inicial con Pamplona a través de los matrimonios de sus hijos, que le permitían vincular Aragón con el norte y el sur, al casar a su hija Sancha con el valí de Huesca, Muhammad al Tawil (matrimonio del que nacieron Abd al Malik, Amrús, Fortunio, Musa y Belasquita), mientras a su hijo y heredero, Galindo Aznar II, lo desposó con Acibella, hija del conde García Sánchez de Gascuña.

BERTRÁN ROIGÉ, Primo, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2011, Vol. XXI, pág. 140.

Galindo Aznar II de Aragón

Datos biográficos

Conde de Aragón: 893-922
Predecesor: Aznar Galindo II
Sucesor: Andregoto Galíndez
Padre: Aznar Galindo II

Biografía

Galindo II Aznar (o Aznárez), conde de Aragón (893-922), hijo y sucesor de Aznar Galindo II, y de Onneca, hija del Arista de Pamplona García I Íñiguez, lo que situaba al condado aragonés bajo influencia navarra, si bien consideraba su personalidad independiente, con derecho a la sucesión dentro de la familia Aznar.

Casó primeramente con Acibella, hija del conde García Sánchez de Gascuña, de la que tuvo tres hijos: Toda, que casó con Bernardo Unifredo de Ribagorza; Redento, que fue obispo, y Mirón. Sus segundas nupcias fueron con Sancha, hija de García Jiménez de Navarra y Onneca Rebelle de Sanguesa, de la que tuvo a Belasquita y Andregoto. Esta última casaría con García II Sánchez, hijo primogénito de Sancho I Garcés de Pamplona y sucesor en el gobierno de esa incipiente monarquía.Este enlace significó la unión de la dinastía condal aragonesa con la real de Navarra.

Se considera que hacia el año 893 comenzó a regir el condado heredado de su padre, protegido de las embestidas del valí de Huesca, Muhammad al Tawil, a la sazón su cuñado (casado con su hermana Sancha). Asimismo, y antes de 920, logró llevar a su mayor extensión la geografía condal incorporando la mitad oriental del valle de Aragón, el valle de Atarés, el campo de Jaca y el valle de Aucumer. Aunque es difícil precisar en que momento coyuntural y bajo que circunstancias concretas Aragón pasó a conformarse como apéndice pamplonés, cabe asegurar que fue bajo el gobierno de Galindo II Aznar (o Aznárez).

La Crónica albeldense señala que Sancho I Garcés se adueñó de dicho territorio de modo que para antes de 925 se había integrado cum castris omne territorium Aragonense. De manera que tendría sentido la presencia documental del rey de Pamplona, que tras la conquista de Nájera, confirma los términos del monasterio de Fuenfría (921) y un año después aparece con Galindo y el obispo Ferriolo en un documento de donación a San Pedro de Siresa. Posteriormente Sancho sería interpelado para resolver las contiendas entre Galindo II Aznar (o Aznárez) y los monjes del monasterio de Cillas. El matrimonio del heredero pamplonés García Sánchez con Andregoto Galíndez, depositaria de los derechos condales, ratificó el ensamblamiento de Aragón a los dominios del soberano de Pamplona.

Galindo II Aznar (o Aznárez) fue mantenido en el ejercicio de sus funciones condales hasta su muerte, no obstante se debió aplicar a su herencia la fórmula de ruptura de la estricta sucesión familiar mediante la encomendación de la aristocracia local a un nuevo señor o caudillo, Sancho I Garcés de Navarra. Ello explica que el condado, a diferencia de Nájera, conservara dentro de la monarquía pamplonesa, su imagen tradicional de entidad política, la correspondiente al grupo nobiliario de los barones aragoneses.

PAVÓN BENITO, Julia, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol. VI, págs. 392-393.

Andregoto Galíndez

Datos biográficos

Condesa de Aragón: 922-943
Predecesor: Galindo Aznar II
Sucesor: Sancho II Garcés
Padre: Galindo Aznar II

Biografía

Reina de Pamplona por su matrimonio hacia 934 con García II Sánchez, que fue rey de Pamplona en el periodo 925-970 y conde de Aragón efectivo hasta 970, por matrimonio con Andregoto, con el nombre de García II Sánchez. Hija y heredera del conde aragonés Galindo Aznar II y de su segunda esposa Sancha, hija a su vez de García Jiménez y Onneca Rebelle de Sangüesa y, por tanto hermanastra paterna de Sancho I Garcés de Navarra, era a la vez por vía materna prima carnal de su citado marido.

Aunque en circunstancias concretas desconocidas, con ella el condado de Aragón quedó integrado en la Monarquía pamplonesa que se extendió así a través de los valles del curso superior de los ríos Aragón y Gállego hasta los confines de Sobrarbe. No hay constancia de que el condado hubiese sido reclamado, por ejemplo, por su hermanastra mayor Toda, nacida del primer matrimonio del referido Galindo Aznar II en su primer matrimonio con Acibella de Gascuña, y esposa más adelante del conde Bernardo de Ribagorza.

Sus nupcias con el joven monarca pamplonés debieron celebrarse hacia 935 o poco antes, justo una coyuntura política de negociaciones y paces con Abderramán III mantenidas por la reina Toda, viuda de Sancho I Garcés, que en una entrevista celebrada en Calahorra (verano de 934) logró el reconocimiento formal por parte del califa cordobés de García II Sánchez como señor de Pamplona y sus tierras riojanas de Nájera.

Sin embargo, el monarca pamplonés iba a volver a orientar muy pronto su política hacia el reino de León y a este efecto, para reforzar los estrechos lazos familiares ya existentes entre las dos dinastías regias hispano-cristianas, tomó hacia 941 como nueva esposa a Teresa, hija del rey Ramiro II de León, tras haber repudiado a Andregoto, alegando al parecer la nulidad canónica de su matrimonio con ella por impedimento del parentesco ya reseñado y nada frecuente en el círculo fuertemente endogámico de los príncipes coetáneos.

La ruptura no iba a impedir, sin embargo, que el hijo nacido de las disueltas nupcias, el futuro Sancho II Garcés Abarca, heredara en su momento el reino paterno en el año 970 y contara además con la fidelísima asistencia de su hermanastro Ramiro Garcés el de Viguera, fruto del segundo matrimonio de García II Sánchez con la citada Teresa Ramírez.

Aunque repudiada, Andregoto conservó el título de Reina y como tal encabezó, por ejemplo, junto con Sancho II Garcés Abarca y su mujer Urraca Fernandez (29-VI-971) la donación de la villa de Javier de Martes, villa oscense próxima a Berdún, a favor del monasterio de San Pedro de Sirena. Instalada en la localidad de Lumbier, donde reinaba regina Endergoto in Lumberri, se consigna expresamente en un documento y favorecida con una digna dotación de bienes raíces, intervino como mediadora en un conflicto de intereses a favor de la cercana iglesia de Santa María y San Saturnino de Lasabe.

Convivió, quizá, algún tiempo con ella su hermana Belasquita, casada con un miembro de la aristocracia local, Enneco López de Estigi y Celigueta, esta última villa a escasa distancia también de Lumbier. Cabe finalmente suponer que en este retiro y con la memoria excepcional de bastantes ancianas hizo poner por escrito los antecedentes de su estirpe aragonesa hasta la generación de su tatarabuelo Aznar Galindo I, el primer conde conocido de Aragón, coetáneo de los soberanos francos Carlomagno y su hijo Ludovico Pío, a quienes cabe atribuir la institución de aquel condado pirenaico.

MARTÍN DUQUE, Ángel, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol. IV, págs. 248-249.