Cuádruple alianza

Datos históricos

Fecha: 1718

Los Tratados

La triple alianza formada por Inglaterra, Francia y Holanda el 14 de enero de 1717, se convierte en cuádruple al sumarse Austria a la misma en 1718. Se formó esta coalición ante la desconfianza de Inglaterra por los aprestos militares que Alberoni reclutaba en Barcelona y la costa española de Levante. Alberoni, además de la reconquista de Nápoles y Sicilia, quería provocar la formación de una vasta liga contra Austria, en la que entrarían Rusia, Suecia y Turquía, y pretendió derribar al regente de Francia, Felipe de Orleáns.

Pero no se avinieron Carlos XII de Suecia y Pedro I de Rusia y aquel pereció a fines de diciembre de 1718 ante Fredrikshald en Noruega; Austria venció a los turcos y la mediación inglesa condujo a la paz de Passarowitz (1718); en Francia fracasó la conjuración de Cellamare, alentada por Alberoni, que tenía por objeto derribar al duque de Orleáns. Mientras los proyectos del ministro español permanecieron ocultos, Austria se abstuvo de toda adhesión a los convenios unilaterales firmados por Inglaterra, pero al conocerse aquellos, que pretendían recuperar Cerdeña y Sicilia y los restantes territorios italianos perdidos por España en el tratado de Utrecht, se unió a aquellos convenios, actuando desde entonces unidas las citadas potencias en su lucha contra las pretensiones españolas.

Los tratados de la Cuádruple Alianza se firmaron en las cercanías de Londres el 2 de agosto de 1718; por ellos se preveía que Carlos VI y Felipe renunciaran mutuamente, el primero a España, y el segundo a los antiguos dominios españoles en Italia y los Países Bajos; Sicilia pasaría al emperador y se aseguraría la sucesión de Parma, Plasencia y Toscana a don Carlos [III], el hijo de Felipe V e Isabel Farnesio; por otro, se cambiaría Sicilia por Cerdeña entre Víctor Amadeo de Saboya y Carlos VI y se garantizaría al primero la sucesión española si se extinguían los Borbones; el tercero de los acuerdos era un tratado de mediación entre las cuatro potencias signatarias; se garantizaba al duque de Orleáns y al Elector de Hannover sus derechos a la sucesión de Francia e Inglaterra respectivamente, frente a Felipe V y a los Estuardos.

Inglaterra aniquila entonces a la escuadra española cerca del cabo Passaro (11-VIII-1718), sin previa declaración de guerra, y desembarca tropas en Galicia, y Francia —que declaró la guerra el 8-I-1719— manda sus ejércitos a los Pirineos y al Norte, bajo el duque de Berwick, apoderándose de San Sebastián y destruyéndose los astilleros y arsenales de Pasajes y Santoña, Austria se apodera de la recién conquistada Mesina. Los intentos que por su parte hizo Alberoni para atraerse a su partido a las naciones del norte de Europa no dieron resultado.

Tales desastres acarrearon la caída de Alberoni, impuesta por los aliados a Felipe V, quien se vio obligado a adherirse a la Cuádruple Alianza (26 de enero de 1720), en virtud de lo cual evacuó Sicilia y Cerdeña, que fueron permutadas, pasando la primera a Austria y la segunda al duque de Saboya. Fueron inútiles los esfuerzos de Felipe V por conseguir la devolución de Gibraltar; renovó su renuncia a la corona de Francia (22 de junio de 1718) y a los territorios perdidos en Italia, y se acordó que los asuntos pendientes se resolverían en un congreso que se reuniría en Cambray; en él se trataría de la entrega de los ducados de Parma, Plasencia y Toscana a Carlos [III].

PUENTE O´CONNOR, Alberto de la - EZQUERRA, Ramón, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 1040-1042.