Guerra de las Naranjas

Datos históricos

Fecha: 1801
Bando 1: España
Bando 2: Portugal

El conflicto

Esta guerra, llamada de las Naranjas, fue promovida por insinuación de Francia para que el gobierno lusitano cerrara sus puertas al comercio inglés. Fue uno de los grandes compromisos en que nos empeñó la conducta de Bonaparte, para llevar la guerra al país hermano, hacerle renunciar a su alianza con Inglaterra y firmar la paz con Francia.

Esta resolución, que nadie había podido arrancar, fue tomada por convenio solemne celebrado en Madrid el 29-I-1801. Napoleón puso a las órdenes de Carlos IV 20.000 hombres, declarando la guerra el 27-I-aquel año. España formó un ejército en la frontera portuguesa. De Francia vino el cuerpo auxiliar ofrecido por el emperador, al mando del general Leclerc, que se situó en Ciudad-Rodrigo.

De la fuerza española, que ascendía a 60.000 hombres, se formaron tres ejércitos; uno de 20.000 en Galicia, sobre el Miño; otro de 10.000 en Andalucía, sobre los Algarves, y otro de 30.000 en Extremadura, sobre el Alentejo. El mando en jefe de todos, incluso de los franceses, se dio al príncipe de la Paz, con el título de generalísimo, la primera vez que se usó esta denominación en la historia castrense.

Portugal formó un ejército escaso de 40.000 hombres, en su mayoría de milicias, confiriéndose el mando al duque de Lafoens. La guerra no podía ser larga, ni el resultado dudoso. El 20 de mayo penetraron nuestras tropas en territorio portugués, sin resistencia; Olivenza y Jurumenha se rindieron, y, después de derrotar al enemigo en Arronches, capitularon Campo-Maior, Ouguella, Castel-de-Vide y otras fortalezas, no quedando en todo el Alentejo más que la plaza de Elvas en poder de los portugueses.

La vanguardia española ofreció a Godoy dos ramos de naranjas de los jardines de aquella población, que el generalísimo presentó a la reina María Luisa. Este hecho, unido a la poca duración de la guerra, dio ocasión a que el vulgo llamase a esta contienda con Portugal la guerra de las naranjas. Portugal pidió la paz cuando el ejército español se disponía a pasar el Tajo, costando a la nación vecina el conseguirla la cesión a España de la plaza y distrito de Olivenza. El tratado fue firmado en Badajoz el 6-VI de aquel año.

YAQUE LAUREL,José Antonio, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, págs. 305-305.