2ª Guerra-Francia s.XVII

Índice

La Guerra 1673-1678
Paz de Nimega 1678

Guerra y paz de Nimega

La agresión de Luis XIV a Holanda y el temor a una alteración del equilibrio en Europa por obra de monarca francés, habían originado una coalición contra este (Gran Alianza de La Haya [1673]: España, el Imperio, Holanda, elector de Brandemburgo, duque de Lorena, etcétera). Varios años de guerra habían deparado a Luis una serie de éxitos militares a costa de la España de Carlos II; pero no fueron estos suficientes para reducir en absoluto a sus adversarios.

La posibilidad de que Carlos II de Inglaterra abandonase su neutralidad benévola hacia Francia bajo la fuerte presión del Parlamento indujo al monarca francés a buscar una paz de compromiso, que había de ser beneficiosa, como correspondía a sus éxitos militares. La fatiga de sus adversarios fue llevándoles a las negociaciones. Estas se iniciaron en Nimega y desembocaron en una serie de tratados firmados respectivamente con las Provincias Unidas (Holanda), España y el emperador (10 agosto 1678 a 5 de febrero de 1679).

En virtud de su concierto con España, Luis XIV retuvo su conquista del Franco-Condado, y, en los Países Bajos, las plazas de Aire, Saint Omer, Cassel, Bailleul, Poperinghe, Warneton, Ypres, Cambrai, Bouchain, Valenciennes, Condé y Maubeuge, devolviendo Courtrai, Oudenaarde, Gante, Ath, Binch, Charleroi y Limburgo. A Holanda hubo de restituirle Maestricht y otorgarle ventajas comerciales (modificación de las tarifas de 1667). Cedió al emperador su derecho de guarnecer Filipsburgo a cambio de mantenerse en Brisach v Friburgo. Hubo un convenio para la restitución por Luis al duque de Lorena de sus dominios a cambio de la cesión por este a Francia de Nancy, Longwy y Marsal; pero la negativa del duque a aceptar estos puntos impidió la devolución.

Siendo esta paz mucho más considerada para los aliados de España, y habiendo sido esta la más sacrificada, contribuyó a la impopularidad de don Juan José de Austria, a poco de su brusca elevación al poder. clevación que había despertado tantas esperanzas.

CORRAL CASTANEDO, Alfonso, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo N-Z, pág. 42.