Introducción

Retrato de los Reyes Católicos

Se designa con este nombre común a Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, quienes por su matrimonio consiguieron realizar la unidad de España y fueron los primeros reyes de ella. El dictado de Católicos les fue dado por una Bula del Papa Alejandro VI, en 1494, y fue ello una consecuencia de su posición ante el mundo, pues estaban destinados a ser los sembradores del Evangelio, no solo en las tierras recién descubiertas de América, sino también en el norte de África. El apellido de Católicos fue transmitido después a los sucesores de estos reyes, convirtiéndose así en análogo al de Cristianísimo del que disfrutaban los monarcas franceses.

Sus respectivos emblemas fueron el yugo y las flechas, no juntos, sino separados. Ignoramos exactamente cuál es el origen de las flechas de Isabel, pero, en cambio, conocemos, después del estudio de Aguado Bleye el origen del emblema del yugo con la expresión Tanto Monta, usada por Fernando: se la dio el maestro del humanismo español, Antonio de Nebrija, hallándola en los hechos y dichos de una de las más ilustres figuras de la Antigüedad, Alejandro Magno P. Aguado Bleye, Una empresa de los Reyes Católicos, Rev. Sta. Cruz, Valladolid, 1949, núm. 8. Es, por consiguiente, el yugo con el nudo gordiano al que tanto monta cortarle como deshacerle.