María Cristina de Borbón

Datos biográficos

Reina consorte de España: 1829-1833
Regente de España 1833-1840
Nacimiento: 27-IV-1806
Fallecimiento: 22-VIII-1878
Dinastía: Casa de Borbón-Dos Sicilias
Padre: Francisco I de las Dos Sicilias
Madre: María Isabel de Borbón

Biografía

Regente de la corona española en uno de los momentos más críticos para la monarquía María Cristina pudo pasar a la historia como símbolo de los ideales liberales. Cristinos se llamaron en efecto, las tropas que lucharon contra los carlistas. Sin embargo, la regente era persona muy sujeta a los principios del gobierno absoluto, y si se apoyó en el elemento liberal, fue para defender los derechos de su hija doña Isabel II a la sucesión de Fernando VII. Bien demostró sus inclinaciones políticas cuando, durante la mayor de edad de aquélla, fue centro del partido ultraconservador.

Marie-Christine_de_Bourbon - Franz Xaver WinterhalterMarie-Christine de Bourbon por Franz Xaver Winterhalter

Por dos veces salió desterrada de España, y su vida fue aún los suficientemente dilatada para presenciar el destronamiento de Isabel II y la restauración de los Borbones con su nieto Alfonso XII.

Hija de Francisco I de las Dos Sicilias, y de María Isabel de España, María Cristina nació en Nápoles el 27-IV-1806. Su vida fue similar a la de tantas princesas, hasta que el 11-XII-1829 casó con Fernando VII de España, viudo de su tercera esposa María Amalia de Sajonia. Fruto de este matrimonio fueron la princesa de Asturias, Isabel (10-X-1830) y la infanta María Luisa Fernanda (30-I-1832).

En verano de este año enfermó el monarca gravemente, por lo que la reina fue encargada del despacho de los negocios públicos. Durante este periodo, el rey revocó la Pragmática Sanción de 1830 a instancias del ministro Calomarde; pero este codicilo fue destruido por la hermana de la reina, Luisa Carlota. Restablecido de su dolencia, el 4-I-1833 volvió a encargarse el monarca del gobierno.

Sin embargo, muy pronto María Cristina había de verse viuda (29 de septiembre) y puesta al frente del Estado en un momento de aguda crisis nacional. Frente a los carlistas que se habían levantado en armas en el norte, María Cristina confió el gobierno a los elementos moderados del liberalismo. Pero los progresistas aspiraron a implantar la constitución de 1812. La agitación subversiva se manifestó en el transcurso de 1835 en motines, quemas de conventos y numerosos conatos de cantonalismo.

El 12-VIII-1836, hallándose la regente en la Granja, unos sargentos sublevaron a las tropas y exigieron a María Cristina la promulgación de la Constitución de Cádiz. Se inició entonces una etapa progresista, cuyas exageraciones decidieron por un momento, a la regente a pactar con don Carlos. Pero la reacción moderada de 1837 la hizo desistir de tal propósito. No obstante, crecía cada día más la influencia del general Espartero, triunfador de la guerra en el norte y caudillo de los progresistas por ambición e ideología.

El choque entre la regente y el duque de la Victoria no tardó en producirse. En verano de 1840, con motivo de un viaje de las reinas a Cataluña, estalló claramente la disidencia. Don Baldomero favoreció la agitación progresista y se impuso a la regente. Esta, hallándose en Valencia, renunció a la regencia el 12-X-1840.

El 17 embarcaba para Nápoles en compañía de Fernando Muñoz, futuro duque de Riansares, su esposo morganático desde el 28-XII-1833. De Nápoles, doña María Cristina se trasladó a París, donde intrigó para derribar la regencia de Espartero, auxiliada por el gobierno de Luis Felipe.

Sus afanes tuvieron éxito con la caída del duque de la Victoria el 30-VI-1843. Al año siguiente regresó a España, autorizada por el ministerio de González Bravo. El 12-X-1844 se hizo público su matrimonio con el duque de Riansares. María Cristina intervino mucho en los primeros años del reinado efectivo de su hija. A ella se debieron los matrimonios de las princesas con Francisco de Asís y Antonio María de Orleáns , duque de Montpensier (1846).

Partidaria de las formas más conservadoras, predicó a su hija el absolutismo, la abolición de las leyes constitucionales y la implantación de un régimen seudo teocrático. Disgustó a cuantos políticos ocuparon el poder.

El pronunciamiento de la Vicalvarada (junio de 1854) tuvo para María Cristina consecuencias desagradables. Mientras su palacio era asaltado por las turbas y sus bienes secuestrados por los progresistas vencedores, ella huía a Portugal. En 1856 le fueron devueltos sus bienes. Aunque realizó frecuentes viajes a España, ya no intervino en la vida pública del país. Residió en París con su esposo don Fernando, y murió en su casa de campo, situada en Saint Adresse, junto a El Havre, el 22-VIII-1878.

A la muerte del rey Fernando VII, (ocurrida en Madrid el 29-IX-1833, a los 49 años de edad y 24 de reinado), su cuarta esposa casó morganáticamente en segundas nupcias, el 28 de diciembre del propio año. es decir, a los tres meses de viudedad, con Agustín Fernando Muñoz y Sánchez Funes Ortega (1810-1873), nacido en Tarancón (Cuenca) el 4-V-1808.

El 13-X-1844 recibieron públicamente la bendición nupcial. El 8-IV-1845 las Cortes autorizaron el enlace. Fernando Muñoz murió el 11-IX-1873, y María Cristina el 22-VIII-1878, en su casa de campo situada en Saint-Adresse, junto a El Havre (Francia).

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo II, pág. 192.

De este matrimonio nacieron siete hijos:

    1. María del Amparo. Primera condesa de Vista Alegre, nacida en el Pardo el 17-XI-1834 y muerta el 17-VIII-1864. El 1-III-1855 contrajo matrimonio en el castillo de Malmaison, con Ladislao XI, príncipe de Czartoryski.
    2. María de los Milagros. Primera marquesa de Castillejo, nacida en el Pardo el 8-XI-1835. El 23-I-1856 casó en el castillo de Malmaison con Felipe, príncipe del Drago.
    3. Agustín María. Primer duque de Tarancón, nacido en el Palacio Real en 1837 y muerto soltero en el castillo de Malmaison el 15-VII-1855. En 1845, Juan José Flores, a la sazón presidente de Ecuador, presentó a María Cristina un proyecto de restauración monárquica en Ecuador. Este proyecto consistía en declarar a Agustín María, Príncipe de Ecuador. Durante la minoría de edad, el nuevo reino estaría regentado por su madre, María Cristina, para luego restaurar la monarquía en Perú y Bolivia. Así se convertiría en el monarca del Reino Unido de Ecuador, Perú y Bolivia, con la capital en Quito. Sin embargo, la Revolución Marcista depuso al presidente de Ecuador Juan José Flores, que hubo que desistir de sus planes.
    4. Fernando María. Segundo duque de Riánsares y de Tarancón, nacido el 27-IV-1838. Casó en 1864 con doña Eladia Bernaldo de Quirós y González de Cienfuegos.
    5. María Cristina. Primera marquesa de la Isabela y vizcondesa de la Dehesilla, nacida en el Palacio Real de Madrid el 19-IV-1840. Casó con don José María Bernaldo de Quirós y González de Cienfuegos, marqués de Campo Sagrado.
    6. Juan María. Primer conde del Recuerdo, vizconde de Villa Rubia y duque de Montmorot, del que no pueden precisarse fechas de su nacimiento ni de su muerte. No contrajo matrimonio.
    7. José María. Primer conde de Gracia, nacido en París el 21-XII-1840 y muerto soltero en Pau el 17-XII-1863.