Anne de Montmorency

Datos biográficos

Mariscal de Francia
Nacimiento: 12-XI-1493
Fallecimiento: 12-XI-1567

Biografía

Los hechos del condestable Anne de Montmorency abarcan las páginas de la historia de cuatro reinados de Francia :Luis XII, Francisco I, Enrique II y Carlos IX. Ejerció grandísima influencia en la política y en las guerras de la monarquía francesa, pese a lo cual ni fue un gran general ni un hábil diplomático. Aunque no careció de ciertas facultades, debió su fortuna política a la rancia nobleza de su estirpe y a sus fabulosas riquezas. Montmorency, el hombre de San Quintín, postuló durante su vida una actuación pacífica en el exterior y la lucha a fondo contra la reforma protestante en el interior de Francia. Estas dos características sitúan plenamente su personalidad en el cuadro de la historia francesa del siglo XVI.

Anne de Montmorency, en 1530 por Jean Clouet.Anne de Montmorency, en 1530 por Jean Clouet.

Hijo de Guillermo, barón de Montmorency, Anne (Ana) nació en Chantilly el 12-XI-1493. Recibió su nombre femenino de su madrina, Ana de Bretaña, esposa de Luis de Orleans y futura reina de Francia. Educado muy sumariamente, participó en las guerras de Italia a los diecinueve años de edad. Se distinguió en la batalla de Rávena (1512), y luego, en la de Marignano (1515). Su nombre empezó a adquirir cierta ascendencia durante los primeros años del gobierno de Francisco I, de cuya madre, Luisa de Saboya, su padre Guillermo era caballero de honor. Con Bayardo se distinguió en la defensa de Mezières (1521). Después de la jornada de la Bicoca (1522), fue nombrado mariscal de Francia.

Hecho prisionero en la batalla de Pavía (1525), recobró muy pronto la libertad e intervino en la negociación del tratado de Madrid (1526), que condujo a término sin preocuparse de sus humillantes cláusulas. Francisco I le distinguió, a su regreso a Francia, con el cargo de lugarteniente general del Languedoc y de grand-maitre de la casa real, lo que le hizo participar en muchos asuntos del Estado.

Montmorency indujo a Francisco I a la Liga de Cognac; fue el responsable de la defección de Andrea Doria y del fracaso de la intervención armada en Nápoles. A pesar de estos reveses y de la paz poco favorable de Cambrai (1529), Anne continuó gozando del favor de Francisco I. En 1531, a la muerte de su padre Guillermo, se convirtió en el señor más poderoso de Francia.

Después de un periodo de desgracia política, Montmorency volvió a ser favorecido por la fortuna con motivo de la tercera guerra entre Francisco I y Carlos V. Derrotó a los españoles ante Narbona (1536) y reconquistó el Piamonte (1537), hecho que le valió la espada de condestable de Francia en 1538. Pese a estos éxitos bélicos, Montmorency sostuvo desde entonces la política de colaboración con Carlos V. El fracaso de las negociaciones de 1541 con el emperador a propósito del ducado de Milán, le acarrearon su desgracia definitiva ante Francisco I.

Retirado en sus posesiones de Chantilly, el condestable se aplicó desde entonces a granjearse el favor de Enrique II. Cuando este ciñó la corona (1547), Montmorency fue reintegrado al poder. Reprimió brutalmente la revuelta de Burdeos en 1548. Tres años después, Enrique II le concedía la dignidad de par de Francia y el título de duque de Montmorency. En este momento, su poder llegó al grado máximo, no obstante la oposición de los Guisas.

Ocupó Metz en 1552. Una serie de reveses militares, que culminaron en la derrota de San Quintín (10-VIII-1557), demostraron su real impericia como supremo general de los ejércitos de Francia. La muerte de Enrique II en 1559 completó el rápido declive de su prestigio. Apartado de la corte, intervino en las primeras luchas de religión. Con el Francisco de Lorena y el mariscal de Saint-André, formó el triunvirato católico para oponerse a los calvinistas (1561). Conquistó Ruán en este año, y al siguiente fue batido y hecho prisionero en la batalla de Dreux (1562).

Como jefe exclusivo del partido católico, dirigió las negociaciones que condujeron a la paz de Amboise (1563). Cuando se inició la segunda guerra de religión, defendió París contra los hugonotes; pero fue derrotado y herido mortalmente en la batalla de San Denís, Falleció dos días después, el 12-XI-1567.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 241-242.