Juan de Austria

Datos biográficos

Militar
Nacimiento: 24-II-1545
Fallecimiento: 1-X-1578

Biografía

Nacido en Ratisbona el 24-II-1545, fruto de los amores del césar Carlos V con Bárbara de Blomberg, hija de uno de los comerciantes más acaudalados de la ciudad, Juan fue trasladado a España donde creció discretamente con el nombre de Jerónimo en Leganés, lugar cercano a Madrid. Más tarde fue confiado a la custodia de doña Magdalena de Ulloa, esposa de don Luis de Quijada, y residió durante algún tiempo en su casa de Villagarcía, próxima a Valladolid (1554).

Juan de Austria por Sánchez Coello.Retrato de Juan de Austria por Sánchez Coello

Reconocido hijo natural de Carlos V, Felipe II le reconoció también como hermano en septiembre de 1559 y le admitió en la corte. Inicialmente, se quiso dar a su carrera una orientación religiosa. Pero don Juan demostró mucha más afición al ejercicio de las armas que al servicio divino. Felipe II, tan conocedor de los hombres que le rodeaban, no desaprovechó sus cualidades. En 1568, como capitán general de la flota española en el Mediterráneo, combatió con éxito contra los corsarios argelinos entre Orán, Argel y Mazalquivir. Al año siguiente, con motivo de la insurrección de los moriscos en Granada, que duraba desde 1566, Felipe II le confirió la dirección de la guerra, debidamente asesorado por un consejo de eminentes varones.

Don Juan se trasladó a Granada, y ora por la mediación, ora por la fuerza, logró reducir a los moriscos de Abén Humeya y Aben Abóo. Se distinguió personalmente al mando de las tropas en las acciones de Güejar (1569) y del fuerte de la Galera (1570). Terminada esta empresa regresó a Madrid, donde le esperaba el nombramiento de general en jefe de la flota de la Santa Alianza, concertada por España, Venecia y el Papado el 20-V-1571. Don Juan salió de la capital el 6 de julio y por Barcelona pasó a Sicilia y a Nápoles, en cuya ciudad recibió el estandarte de la Liga. Aprestada la armada en Messina, salió en busca del adversario a fines de septiembre, y el 7 de octubre siguiente le derrotó plenamente en aguas de Lepanto.

En esta famosa batalla el nombre de Juan de Austria brilló a gran altura, a pesar de los méritos excepcionales de los marinos que le rodeaban, como don Álvaro de Bazán y Juan Andrea Doria. Después del glorioso triunfo, don Juan quiso proseguir la campaña hasta la sumisión de Turquía, pero el consejo aliado se opuso a tan enérgico como prudente consejo. Al año siguiente continuaron las operaciones aunque sin hallar la esperada decisión a causa de las discrepancias entre España y Venecia.

Don Juan intentó convencer a su hermano de que intentara una expedición contra Túnez, y habiendo obtenido la autorización necesaria, conquistó la plaza en octubre de 1573. Sin embargo, al año siguiente los turcos se apoderaban nuevamente de la ciudad y del fuerte de la Goleta. De esta manera se desvanecieron sus proyectos de fundar un reino en Túnez, como antes se habían disipado sus esperanzas de sentarse en el trono restaurado del Imperio Bizantino.

En mayo de 1576, hallándose en Génova, recibió de su hermano el nombramiento de Gobernador de los Países Bajos para sustituir a don Luis de Requeséns, muerto poco antes. Don Juan pasó a España, donde expuso a Felipe II sus proyectos de casarse con María Estuardo o establecer un reino en Irlanda. El monarca español no hizo caso de tales quimeras y le urgió que se trasladara a los Países Bajos, pues la situación en ellos era gravísima.

Llegado a Flandes, el príncipe dio muestras de bastante habilidad. Para reducir la oposición de los Estados Generales, accedió a publicar el Edicto Perpetuo de 1577, garantizando las cláusulas de la Pacificación de Gante. Pero este paso dio nuevos alientos a los rebeldes, quienes aclamaron al príncipe Guillermo de Orange. Siendo este el verdadero señor de Bruselas, Juan se refugió en Namur, desde donde reclamó ayuda a los Tercios españoles. Estos, acaudillados por Alejandro Farnesio triunfaron en Gembloux (3-II-1578). Cuando podía esperar recoger los frutos de esta victoria, murió víctima de rápidas fiebres el 1-X-1578, a los treinta y tres años de edad, en Bourgues, cerca de Namur.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 9-10.