Alejandro Farnesio

Datos biográficos

Militar
Nacimiento: 27-VIII-1545
Fallecimiento: 3-XII-1592

Biografía

Hijo de Octavio Farnesio, primer duque de Parma y de Margarita de Parma (hija natural de Carlos I), y reuniendo por lo tanto, la ascendencia de Paulo III a la del emperador. Alejandro nació en Roma el 27 de Agosto de 1545. Desde sus primeros años se inclinó por la política española, la cual había alcanzado su auge en Europa a raíz de la paz de Cateau-Cambrésis de 1559.

Alejandro Farnesio.Alejandro Farnesio por Otto van Veen en (1585)

Estimulada esta inclinación por su madre, Alejandro estableció su residencia en Madrid, frecuentando la corte de Felipe II. Años más tarde, celebró su matrimonio con María de Portugal en Bruselas (1565), en un momento en que los ánimos estaban ya tendidos y se auguraba una próxima y terrible convulsión política y social. Habiendo resignado su madre en 1566 el gobierno de los Países Bajos, Alejandro Farnesio regresó a Italia, donde procuró la recta administración de sus estados.

En 1571 tomo parte activa en la batalla de Lepanto, aunque su papel en esta acción fue secundario. Cuando en 1577 la situación de los Países Bajos llegó a ser muy crítica y don Juan de Austria —aislado en Namur— reclamó el regreso de los Tercios españoles, el mando de estos fue concedido por Felipe II al duque Alejandro. Su presencia en aquel foco de conflictos fue sumamente beneficiosa para la causa de España. En 1578 ganaba la batalla de Gembloux, y con ella la posibilidad de rescatar el Brabante, en poder de los insurrectos y amenazado por Guillermo I de Orange el Taciturno y Francisco de Alenzón. La inesperada muerte de don Juan de Austria dio a Alejandro la posibilidad de desarrollar plenamente sus grandes aptitudes.

Nombrado gobernador de los Países Bajos (1-X-1578), el duque de Parma aprovechó las disensiones de los confederados de Gante —raciales, religiosas y políticas— para atraerse a su causa a la nobleza valona del sur, católica, francesa y tradicionalista. La unión de Arrás de 1579 fue el fruto inmediato de su habilidad diplomática. Por la subsiguiente paz de Arrás, Farnesio, a cambio del reconocimiento de la autoridad real, se comprometió a respetar las antiguas libertades valonas.

Desde este momento, se abría un foso inabordable entre las provincias del sur y las del norte, foso que Alejandro de Farnesio iba a utilizar para dar un golpe de muerte al movimiento secesionista de Taciturno. Reorganizado el ejército español y consolidada la situación política en el reducto valón, Alejandro Farnesio emprendió la reconquista sistemática de Flandes y el Brabante.

Entre 1580 y 1585 cayeron en su poder Maestricht, Tournai, Gante Brujas y Amberes. La toma de esta plaza —considerada inexpugnable— fue un duro golpe para los holandeses, que acababan de perder a Guillermo de Orange (1584). Cuando Alejandro confiaba poner fin a la sublevación en el norte, la política de Felipe II le obligó a alejarse de su objetivo supremo. En 1587 recibió el encargo de preparar el ejército que había de desembarcar en Inglaterra la Armada Invencible.

El fracaso de esta flota (1588) inutilizó, al mismo tiempo, los proyectos del duque de Parma sobre Holanda. A mayor abundamiento, tuvo que intervenir en la lucha entre la Liga Católica y Enrique IV de Francia. En Ligny (1590) primero, y en Ruan (1591) después, Alejandro burló al gran rey francés e hizo ilusorias las esperanzas de este de tomar París al asalto. Herido en Cau de Bec, agotado por la fatiga y la trepidante actividad, el duque de Parma moría en San Waast el 3-XII-1592, coronado por la fama de sus grandes proezas.

VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 12-13.