Amílcar Barca

Datos biográficos

General cartaginés: 247 - 228 a. C.
Fallecimiento: 228 a. C
Hijo: Aníbal
Yerno: Asdrúbal

Biografía

Dishekel hispano cartaginésDishekel hisp. cartaginés 237-227

Después del descalabro sufrido por Cartago en la primera guerra púnica, los pueblos indígenas de la Península —al igual que los libios entre 241 y 258 a. de J. C.— intentaron aprovechar la debilidad de la ciudad vencida para sacudirse el yugo cartaginés. Al parecer, hubo una general rebelión que expulsó a los cartagineses de todas sus colonias y factorías excepto Cádiz, que por su especial naturaleza insular y los oportunos refuerzos púnicos, se mantuvo sumisa. Por aquel entonces, Cartago, recuperados sus dominios, de África que la sublevación de mercenarios y libios puso en tan gran peligro, había decidido resarcirse de las pérdidas de Sicilia, Cerdeña y Córcega, que Roma había incorporado a su naciente imperio, reforzando y ampliando su dominio en la Península, y con este objeto envió a España a su más ilustre general, Amílcar Barca.

Amílcar, acompañado de su yerno Asdrúbal y su hijo Aníbal, desembarca en Cádiz con sus tropas en el año 237 a. de J. C. El proyecto del Senado cartaginés que Amílcar estaba encargado de llevar a la práctica era la conquista del Mediodía y Levante de la Península, comarcas que con sus grandes recursos económicos y militares podían poner a Cartago en ventajosa posición para la futura e inevitable guerra con Roma.

Las primeras campañas de Amílcar se desarrollaron en la cuenca inferior del Guadalquivir, en donde le hicieron frente los tartesios, íberos y celtas, a quienes redujo unas veces por la persuasión y otras por la fuerza. De estas campañas apenas conocemos más que los nombres de dos de los jefes indígenas, Istolacio e Indortes, cuyas tropas deshizo Amílcar incorporando luego a sus filas parte de los cautivos. En una nueva campaña, Amílcar llevó sus tropas a la región levantina de los mastienos y se remontó en ella hasta la altura de Alicante. Al hacer esto rebasaba la zona de influencia de Cartago que Roma había reconocido en el tratado del año 348, zona que tenía como límite septentrional la ciudad de Mastia de los Tartesios.

En la vecindad de las antiguas colonias masaliotas de la región alicantina, Amílcar fundó la ciudad de Akra Leuké (Montaña Blanca, el actual Benacantil), que utilizó como base de operaciones contra las tribus del litoral y del interior. La ciudad de Heliké (Elche?) opuso la más enconada resistencia; Amílcar la cercó durante el invierno y perdió la vida en el asedio, ya que el rey Orisón de los oretanos vino en socorro de los de Heliké simulando, que acudía a reforzar con sus tropas el ejército de Amílcar. Orisón cayó por sorpresa sobre el ejército púnico, aplastó a sus unidades y persiguió a su general, hasta que, intentando este vadear un río, fue descabalgado por la corriente, y pereció ahogado. Entre la venida de Amílcar a España y su muerte transcurrieron nueve años.

BLANCO FREIJEIRO, Antonio, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, pág. 254.